En este momento de mi vida

Estándar
  • En este momento de mi vida, he descubierto que no necesito nada material para ser feliz.

Que nadie me interprete mal. Quiero decir que tener más no me llena más. Sí es cierto que, evidentemente, podré decir esto porque mi familia y yo tenemos las necesidades básicas cubiertas, pero creo que entendéis lo que quiero decir.

Un teléfono última generación hará fotos más profesionales, pero me interesa más la sonrisa de los que hay detrás de la cámara.

Una casa grande puede dar más “caché”, pero lo que me interesa es tenerla llena de gente comiendo, bebiendo y ensuciando. Viviendo.

Un coche nuevo no vendría mal, pero me interesan más las historias de colegio que se escuchan en mi chatarrilla todas las tardes.

Un hospital carisísimo y con la mejor maquinaria del mundo está muy bien, pero me interesa más que el especialista que interprete los datos sepa dar con la fórmula que funcione y sepa explicarme cómo vamos a enfrentarnos a la enfermedad.

  • En este momento de mi vida, me he dado cuenta que me quiero.

Con todo lo que eso supone, bueno o malo. Aceptando las consecuencias, pero segura de mí misma y mis actos, aunque desde fuera no se entiendan.

Con mis cicatrices, mis marcas, mis achaques, mis sequedades y mis traumas, mi cansancio perenne y mis cambios de humor, mis limitaciones y mis informes médicos.

No necesito dar explicaciones, sólo me tengo que convencer a mí, aunque muchas veces esté equivocada, pero también me gusta aprender y corregirme.

No necesito que nadie me marque el camino. Me siento como Dorothy taconeando por el camino de baldosas amarillas, agarrada a los míos y caminando hacia adelante contra viento y marea.

Físicamente, mentalmente, me quiero y me requiero, con todo lo egoísta que parece. Si yo me quiero, será más fácil querer a los demás. Seguro.

dorothy

  • En este momento de mi vidanecesito sentirme protegida.

He peleado tanto estos últimos años, he abanderado tantas batallas, he sido tan “forzadamente” fuerte, que necesito sentirme protegida, defendida, pequeñita.

Haciendo auto-psicoanálisis, se que echo tanto de menos el abrazo de mi padre que nada va a poder sustituirlo. Su brazo en mi hombro conseguía hacerme volver a aquellos años en los que todas mis preocupaciones me las curaban papá y mamá. Y nadie jamás va a conseguir eso, pero me gusta que, de vez en cuando, me solucionen la vida los de alrededor.

  • En este momento de mi vida, solo quiero a mi lado gente positiva.

Gente que me haga llorar de la risa, que me aporte conversaciones interesantes, da igual que sean de bailes, modelitos, política internacional o alto voltaje.

Gente que me haga mejor, que me haga superarme, que me haga crecer.

Huyo de envidias, estupideces de críos, el YO mas, el hacer daño por hacer daño. De los que son feos por dentro, de los que intentan absorver tu buen rollo, de los que sólo se acuerdan de tí cuando necesitan algo.

Me gusta la gente que sonríe, que me aprecia sin pedir nada a cambio, generosos.

Soy feliz con los reencuentros. Amigas de hace muchos años que reaparecen en tu vida para hacerla mejor, como si no hubiera pasado el tiempo.

  • En este momento de mi vida, organizado y calmado, quiero avanzar.

En el trabajo, en los estudios, en los idiomas, en las dietas, en el ejercicio, en cerrar capítulos de salud, en el amor, en la amistad. Quiero MÁS.

  • En este momento de mi vida quiero vivir.

Embelesarme escuchando cómo mi pequeñita explica su receta como en MasterChef después del “manos arriba”. Pruebo, saboreo, la evalúo, ella me dice ese -“Gracias, chef” y volvemos a empezar, en bucle.

Inflarme de orgullo viendo bailar a mi adolescente favorita horas y horas, con tardes enteras en el coche de lado a lado para que lo haga bonito en sus competiciones, riendo sus bobadas de la edad del pavo que consiguen hacernos llorar de la risa a las dos, muchas veces sin que los que estén alrededor se enteren de nada pero sonrían al vernos.

Pasar una tarde de sofá sin horario, sin dar explicaciones, sin obligaciones, con la cocina sin recoger o la mopa sin pasar y ningún cargo de conciencia por ello.

En este momento de mi vida os agradezco infinito que sigáis detrás de la pantalla.

Os leo!!

Anuncios

Acerca de adioslolasadios

44 años en la actualidad, madre de dos hijas, talaverana de nacimiento, madrileña "de las afueras" de adopción. He pasado por una oposición, dos divorcios, un accidente de tráfico, un cáncer bilateral de mama con 33 años , 8 sesiones de quimio, 33 de radio, una lipoestructura, que no lipoescultura, saber que tengo un gen pocho que me hacer ser paciente de alto riesgo, quitarme los ovarios y su menopausia prematura, unas cuantas biopsias, y en el 2011, una mastectomía bilateral y su posterior reconstrucción. Convivo con alguna secuela y me encanta sonreir. Vamos, que ya era hora que me desahogara, ¿que no?

»

  1. En este momento de mi vida, como en muchos otros, necesito tenerte cerca.. X como eres, x lo que trasmites, x nuestras risas, nuestras cervezas y nuestras compras sin comprar nada. Y sobre todo xq te quiero una jarta, sister!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s