Archivo de la etiqueta: pezón

Jero Tattoo

Estándar
Jero Tattoo

Os voy a contar uno de los secretos que más me ha costado guardar, pero no me lo tengáis en cuenta, era necesario probar para poderos contar de primera mano.

Hace unos meses llegó a mis ojillos un post en Facebook sobre un tatuador en Madrid que realizaba, gratuitamente, el pezón y la aureola a pacientes de cáncer de mama reconstruídas. Y allá fuí yo, mensaje en ristre, para informarme, preguntar, pedir cita y empezar a agradecer sin fin.

Ayer era el día D, las 18:00 la hora H, y a las 17:50 abrimos la puerta mis nervios, mi sonrisa y yo, por ese orden. Al otro lado me recibió otra sonrisa enorme llamada Esther, y, al segundo, apareció Jero. No se si os ha pasado alguna vez, pero existen personas con las que conectas desde el primer ¡Hola!, y Jero ha sido una de ellas.

Archivo_001

Se lo repetí mil veces porque lo siento así, GRACIAS, aunque creo que no son conscientes de la labor que hacen con un gesto en apariencia tan sencillo. Yo, como todas las que pasaremos por allí, tenía hecha la micropigmentación del pezón, lo que significa que la tinta se va reabsorbiendo y hay que repasarlo cada dos años, aproximadamente. Con el tatuaje, es evidente, se acabó ese repaso bianual, sin contar el realismo, mucho mayor, y, lo más importante, la imagen que me devuelve el espejo vuelve a ser casi casi la de antes.

El colmo de su generosidad es pertenecer a una red de Tatuadores Solidarios que ya están funcionando en distintos lugares de la península y parte del extranjero (frase muy EGB)- Pinchad en el enlace y tendréis toda la información del más cercano a vuestra casa.

Sólo es necesario un poquito de paciencia, porque entenderéis que sus listas de espera son enormes, pero creo que algo que nos caracteriza a las mastectomizadas es que sabemos esperar si el resultado merece la pena 😉


Y aquí tenéis mi obra de arte particular.

Corred a coger el teléfono para pedir vuestra cita. Y si tienes algún amigo/amiga/colega/vecino tatuador/a, háblale del proyecto. Quizá se anime a colaborar y la lista de espera se vuelva pequeñita.

Os leo!!

 

Tatuajes

Estándar
Tatuajes

Tenéis toda la razón, os leo menos, hago paréntesis aprovechando mi descanso médico, aunque sigo con los ojos y los oídos bien abiertos, no lo dudéis.

Y como yo paro, pero mi cabeza va por libre, estoy procesando ideas de futuro, y una de ellas, desde el principio del proceso de “destete”, ha sido tatuarme las lolas, celebrando, en primer lugar, que puedo, y, en segundo lugar, que me gusta la tinta en la piel y, sobre todo, su efecto camuflando aquello que no me gusta tanto.

Hace mucho tiempo que elegí el dibujo que quería, y mi cirujano plástico sonríe cada vez que se lo cuento, pero a mí me parece perfecto el resumen que hace de mi relación con la enfermedad. Lo publicó Kukuxumusu y me enamoré, yo creo que ya os lo he enseñado antes.

Es éste:

KUKUXUMUSU

Tengo claro que lo pondré en la lola izquierda, donde la cicatriz tiene un lateral más marcado, y dejaré que se vea, para que todas las pupilas que se paren a mirar tengan la posibilidad de saber por qué soy tan generosa con el escote, jejeje.

El dibujo lo tiene todo: la enfermedad, el tratamiento, las secuelas, la amistad (donde yo englobo todo: desde mis amigas y sus risas, pasando por la familia y su abrazo, terminando por los equipos médicos que me han tendido su mano y sus conocimientos) y el espíritu ganador pisando el cangrejo, aplastando el cáncer.

Una vez que encuentre el/la artista que se atreva y los fondos económicos necesarios, que no son pocos, os lo enseñaré orgullosa.

Y por si no fuera suficiente, ya sabéis lo exagerada que soy para todo, he pensado en darle forma al pezón.

Desgraciadamente, no me puedo permitir un viajecito a New Orleans para ponerme en manos de Vinnie Myers. Oí hablar de él hace ya unos años, y estos últimos días ha salido en distintos medios su labor, una auténtica obra de arte. Os dejo algunas fotos para que podáis apreciarlo.

PEZON2 PEZON3PEZON5PEZON4

Ya os conté en Micropigmantaciones y otras cosas raras cómo fue mi proceso que, a diferencia de un tatuaje, tengo que ir retocando cada año y medio o dos años, porque el color es reabsorbido por el cuerpo. De ahí mi interés por el tatuaje, pero es una lástima tener un monedero vacío.

Sólo he mirado un poco por google, pero mirad que cosas más curiosas he descubierto:

TATU4

Me encanta esta opción, es una de mis favoritas.

TATU3

También me parece original. Y lo puede hacer cualquier tatuador, no necesariamente especializado en aureolas.

TATU1

Y la tercera. Es algo más exagerada, pero con alguna modificación, también puede quedar digna de enseñar 😉

________

Y en éstas estoy, dilucidando qué, con quien, cuando y dónde. Me encantaría leer vuestras opiniones, incluso que me enseñéis vuestro tatu soñado, si es que lo tenéis.

Como siempre, gracias por estar.

Os leo!!

Repaso médico

Estándar

Empezamos a despedir el 2013 y llega el momento de los especiales recordando los hechos destacados. Así que me toca retroceder doce meses y valorar mi año médico.

Enero: Todavía de baja médica, en periodo de descanso del “relleno” de prótesis, y con la agenda llena de consultas para preparar el siguiente quirófano.

Febrero: Más citas y lista de espera para cambiar expansores por prótesis.

Marzo: Quirófano, ingreso de una noche y estreno de prótesis siliconadas. Feliz. Muy feliz.

Abril: Revisión de onco con resultados estupendos, y recuperación más estupenda todavía de la última intervención.

Mayo: Vuelta a las consultas y los preoperatorios para “construir” pezones.

Junio: Quirófano express con anestesia local. Dos pezones perfectos sin apenas recuperación y un montón de estrenos de bikinis que, tras unos años, empiezan a quedar rellenos y potentes.

Julio: La vida plena al 100% con incorporación al trabajo incluído. Tos de abuelete y revisión de radioterapia. De nuevo, resultados favorables.

Agosto: Rutina, pura rutina.

Septiembre: Visita al Ramón y Cajal para prueba de alergia y cita de micropigmentación. El tiempo vuela.

Octubre: Revisión de onco. Y sí, otra vez positivo.

Noviembre: De nuevo la rutina.

Diciembre: Cierro los ojos, hago recuento, y salto de alegría.

Es increíble cómo pasa el tiempo, cómo somos capaces de adaptar situaciones límite a la vida que continúa imparable.

No puedo dejar de aplaudirme, perdonad mi soberbia.

Definitivamente, el 2013 ha sido un buen año. Si hay salud, hay futuro.

Ya me voy, no sin antes desearos una bonita Noche. Feliz Navidad, pandilla.

Os leo!!