Archivo de la etiqueta: ecografía

Endo, eco, colono y sus amigos

Estándar
Endo, eco, colono y sus amigos

 

De nuevo por aquí?? Muchas gracias por tu compañía.

Yo de pruebas médicas. Llevo una primavera completa, he sido vista por todos y cada uno de los recovecos de mi cuerpo, y todavía me queda alguna parte más por investigar, que ésto parece un bucle maléfico.

Vamos por partes, que tenemos mucha tela que cortar.

Si recordáis, el especialista digestivo me mandó unas cuantas pruebas para intentar descubrir a qué son debidos mis continuos dolores de estómago. Ya pasé por la ecografía, con su sorpresa en forma de piedras vesiculares y quistes en el riñón, y faltaban las más desagradables, ENDOSCOPIA y COLONOSCOPIA.

COLONO

Agradecida a los servicios médicos que lo programaron junto, y así, sedada aunque no dormida, se pasó todo mucho mejor.

Lo primero, agradecer a mis conductoras el viaje de ida y el de vuelta, aunque tras la prueba no recuerdo mucho lo que hice, estaba un poquito colgada 😉

Tras tres días de preparativos, comiendo sólo proteínas, un día antes sólo líquido, y el mismo día una pócima hecha con los sobres que ellos mismos me facilitaron, empecé a ir al baño cada diez-quince minutos, sufriendo las escoceduras de los bebés, con un cuerpo jota considerable, con más hambre que un palomo, físicamente cansada y nerviosa, muy muy nerviosa.

Me llamaron bastante puntuales, y, tras quedarme en pelota picada, algo que ya no me da ni frío en el cuerpo, pasé a la camilla que tenían preparada. La vía de rigor, con su dolor punzante de rigor, y la técnico explicando que iba a hacer, que iba a sentir y cómo tenía que colocarme. La medicación en un principio no la sentí; me explico: en quirófano, cuando hay anestesia, notas primero un mareo, luego cómo se nubla la vista, y hasta que despiertas. Pero con ésta no. De hecho, los vi tan decididos con el tubo y el mordedor en mi boca, que deseé marearme y perder el conocimiento.

No me hizo falta. De la endoscopia no recuerdo absolutamente nada, debí, efectivamente, quedarme dormida.

Cuando fui medianamente consciente, es cuando vi en la pantalla una especie de aro metálico que iba cortando partes de mi cuerpo…..Oh My God!! Ya estaban con la colonoscopia, y más tarde me explicarían que eran pólipos. POLIPECTOMÍA se denomina a la tarea. En mi caso, repetida doce veces. DOCE veces. Doce…..

Y leyendo el informe posterior, también me biopsiaron 3 veces durante la endoscopia, y una vez durante la colonoscopia. Es decir, 16 alertas en patología que me tienen desquiciada desde ese día. Suena el teléfono y no quiero ni mirar la pantalla…ni cuando me llaman para avisarme de una deuda sufro tanto, jijiji.

Y como eso no me parecía suficiente, en la rutinaria revisión semestral de ginecología, tras enumerar novedades médicas, personales, pruebas y resultados, citología de rigor y desnudez en el potro de tortura, haciendo un tacto se palpa una “masa alargada”. Es decir, si yo ya no tengo ovarios, ahí no debería haber nada de nada. Con lo cual, y tras la tranquilizadora versión de la ginecóloga, haciendo referencia a los intestinos, de nuevo ecografía, esta vez TRANSVAGINAL.

Me espera un mes de julio, de nuevo, lleno de consultas, pruebas, resultados, nervios, canas, y espero que suspiros y celebraciones.

Me acompañaréis, a que sí??

Os leo

Anuncios

Ecografías, sustos, animales y medallas.

Estándar

Vaya título, verdad? Es el resumen desde el viernes hasta hoy, os lo voy detallando.

Tocó mi primera ecografía de mama después del destete. En sí, una prueba indolora físicamente, pero para mí, muy tensa. La última me dió tal susto que fue el desencadenante de la mastectomía. Unos bultitos sospechosos, que al final eran grasa necrosada, tuvieron la culpa.

Pues bien. Esta vez no iba a ser distinto. Nada más empezar, en el lado izquierdo, parón en seco y cambio de cara de la ecógrafa. -Aquí hay algo-.

Corazón acelerado, la cabeza a mil por hora, adelantando acontecimientos, pensando en mis niñas, en mi papi, en volver a empezar. Por qué será que tenemos la capacidad innata de ponernos en lo malo tan rápido? Pero si todavía no había dado tiempo ni a mirar el historial!!

Efectivamente, revisado el historial, me confirma que es grasa, aunque para ser sincera, yo hasta que no me abran en quirófano y lo confirmen, no me quedo tranquila, qué le vamos a hacer.

Pasamos al derecho, y, sorprendidas, vemos que otra vez hay linfocele, y yo diría a simple vista que igual de grande que el que ya pincharon para extraer líquido hace unos meses, aunque por uno de los lados parece que está empezando a cerrar. También tendrán que hacer lo que corresponda en quirófano. Yo, con tal de no ponerlo fácil, hago líquidos (chiste malísimo, lo acepto).

Conclusión: que he disfrutado del fin de semana como hacía tiempo. Caritas de impacto en Faunia, toda la tarde del sábado viendo animales, tocándolos, oliéndolos, huyendo de ellos (el pato detrás de Berta, qué risas). Y el domingo, jornada de competición en la M-86. Debo decir que la primera medalla de Berta en sincro ha sabido a recompensa, a kilómetros, a frío, calor, esfuerzo, mucho esfuerzo. Y queda compensada toda una temporada de trabajo con una medallita de bronce compartida con cada una de sus compañeras.

Por mi parte, nervios que han salido en forma de herpes en el labio, ilusión, orgullo y lágrimas. Cuánto eché de menos a papá, recordando que el año pasado estuvimos en el mismo sitio, sufriendo por verla sufrir a ella. Cómo duele el recuerdo, y qué poquitos analgésicos encuentro para paliarlo.

Pues por hoy os dejo. El viernes os cuento novedades pre-operatorias, que ya toca. Os leo!!

Soluciones

Estándar

Después de una noche con amigos de las que hay que repetir, entre risas y mantitas, la vida sigue, y Carlota eso lo tiene clarísimo. Toca diana como los militares, sin piedad.

Se respiran nervios por la competición de sincro, y los libros se abren, ya gastados por el curso, para que repasemos y repasemos los exámenes de la próxima semana.

Estoy feliz y encantada porque Mar (www.paracuidarte.tk) ha solucionado mis problemas piscineros. Tengo dos prótesis chulísimas dentro de mi bañador del año pasado que dan el pego al 100%. Es increíble la textura, la forma…hasta sale un pezoncillo si las mueves.
No suelo poner fotos, pero hoy creo que merece la pena que lo veáis.

20120609-103133.jpg
No puedo más que agradecer que haya gente como tú, tan involucrada en estos “problemillas” gigantes que tienen menos importancia cuando sacas tus bolsas llenas de magia. Gracias una y mil veces.
Por cierto, que sepáis que, si queréis tener un detallito conmigo para el ingreso, nada de flores ni bombones. Os ponéis en contacto con Mar y me compráis un sujetador en condiciones. Hay que ser originales!!

Os dejo ya. El sábado viene lleno de planes, y hay que empezar a cumplirlos.

Feliz fin de semana. Os leo!

Linfocele

Estándar

Bueno, bueno, de nuevo mañana de hospitales, aunque hoy me he traído a la excursión una acompañante de excepción. Ha sido el primer viaje en Metro de Carlota, y sigue sin dormirse porque todo la asombra: la locución en cada parada, las sonrisas de los usuarios, los ascensores…

Y la mañana está dando sus frutos. Ecografía hecha. El golpe no me ha hecho nada, pero como se veía líquido, pues punción y a extraer. En el informe lo llaman linfocele.

Es sorprendente, pero no he sentido el pinchazo. Totalmente insensible. No se si eso es bueno o malo, pero por lo menos no me he enterado, y he podido ver cómo era el líquido y la cantidad: 15 cc de algo parecido a la gelatina antes de cuajar, en un amarillo oscuro feo y con espumilla. Lo se, no hacía falta ser tan explícita, pero si alguien pasa por lo mismo que yo, querrá saberlo. En mi caso, a mí me gustaría.

Han tenido que usar dos jeringuillas, pero esta vez no ha sido mucho.
Eso sí, ahora me duele a rabiar la cicatriz e incluso el brazo, me tengo que dejar el apósito hasta esta noche. Pero nada que no se pase con un ibuprofeno. Me voy feliz porque no hay nada, yuhuuuu!

Y ese va a ser mi motivo para sonreir hoy. Voy a seguir disfrutando del viaje con mi compañera, que está saludando a medio vagón.
Sed buenos!!

Vista atrás

Estándar

Hoy que he tenido visita al oftalmólogo para revisar mi córnea tocada por los herpes (gracias, M.A), es buen momento para echar la vista atrás. Sobre todo por aquellos que no habéis sufrido conmigo la enfermedad.
En junio del 2007 me diagnosticaron un cáncer de mama bilateral. Si os lo preguntáis, no, no tenía ningún síntoma, fui porque en la mama izquierda palpé un “bultito” al que no hice mucho caso pero que, al volverlo a palpar días después, había crecido. Primera visita: médico de cabecera. Volante “preferente” para ginecología.
Segunda visita: doctora de empresa, Raquel, que me recomienda ir a urgencias y no esperar a la cita con el gine.
Tercera visita: camión de mamografías de la Aecc, que, casualmente, estaba en Arroyomolinos. No lo ponen fácil, no entro en el protocolo, y no me la hacen. Me mandan a urgencias del hospital.
Cuarta visita: urgencias del hospital. Eco, y cita “urgente” para una mamografía.
Y llega el día de la mamografía. Si alguna vez os han hecho alguna, me entendereis. Los nervios se hacen insoportables, se junta el dolor con el riesgo por el que estás allí. Recuerdo que salí con lágrimas contenidas.
Tienes que esperar antes de poder irte y, en esa ocasión, no salieron a decir que me marchara, sino a pasarme a la sala de al lado para una eco. Otra? Es lo que suena en mi cabeza.
Sala de eco, poca luz, y una doctora empieza a pasar el ecógrafo por el pecho izquierdo. Se para…vuelve a pararse…otra vez…aprieta más…
“-Te vamos a hacer una punción-” Treinta y tres movimientos circulares con una aguja muuuy larga en el pecho. Dolía, sí, pero la lágrima que caía era más de miedo que dolor.
Pasa al pecho derecho. Parece rutinario, se para menos, va más deprisa, hasta que vuelve a pasar, y otra vez, y otra…
“-Te voy a hacer otra punción, aguanta-” y de nuevo a contar hasta treinta y tres. No tengo ni idea del porqué ese número, pero contaba en bajito.
Al salir, Jaime esperando con cara de susto. No me han dicho nada, me llamarán.
Y ahí lo dejo. Esperad que me reponga en la memoria y os seguiré contando.
Hasta pasado mañana!