Archivo de la categoría: Diario personal

#mimostraslaquimio

Estándar

Hoy toca experimento, y fundamentalmente para las chicas del club de las supervivientes. Preparadas??

He recibido hace unos días un regalito para mi piel (perdón, REGALAZO). Esa piel castigada por los tratamientos, envejecida prematuramente, que necesito cuidar algo más que cualquier jovencita de mi edad. Me entendéis, a que sí??

Pues bien. Esto me hizo darle vueltas a esta inquieta cabecilla, y me he propuesto hacernos la vida todavía un poquito más fácil entre nosotras.

Todas tenemos un producto fetiche. Ese que nos deja unas pestañas perfectas, nos oculta las manchas o las rojeces, nos disimula 300 gramos, nos coloca las lolas en su sitio, nos relaja, nos mima… Pues ha llegado la hora de compartirlo con el club, nada de guardar el secreto!! Y para que todas podamos disfrutarlo, como una clave secreta de este club tan selecto, sólo hay que cumplir un requisito: añadirle el hashtag #mimostraslaquimio.

Vale todo: twitter, facebook, instagram….fotos, texto, vídeos….Yo lo iré resumiendo desde aquí, para que todas podamos disfrutar de las ventajas que tengan tus descubrimientos.

Y para empezar, os cuento cómo me ha ido con el regalazo que me han hecho desde Bella Aurora

bella aurora

Protección muy alta frente las radiaciones UVA, UVB e Infrarrojos. A través de una combinación de filtros de amplio espectro, para una óptima protección diaria.
Su formulación incluye activos anti-manchas que atenúan las manchas existentes y previenen la aparición de nuevas, para conseguir una piel uniforme y sin imperfecciones.
Protege y repara la piel sensible y el ADN de las células dañadas, previniendo el envejecimiento prematuro de la piel.
Con color-adapt system, un toque de color que se adapta al tono de cada piel y difumina sus defectos. Con acabado mate, aterciopelado y bronceado natural.
Water resistant
Sin parabenos
Perfume hipoalergénico

 

Llevo poquito con él, y ya lo quiero conmigo para siempre!! La textura, el color, saber que voy tan protegida….Para confirmar que es igual de eficiente con mi mancha quiero esperar un poco más, pero os digo que promete.

Espero haber ayudado un poquito con vuestros #mimostraslaquimio. Tengo las orejas preparadas para escuchar vuestra opinión!

Os leo!!

A carcajada limpia

Estándar
A carcajada limpia

Llevo una temporada escuchando tantas noticias bonitas que no quiero romper la magia. Salud, niñas, familia, trabajo, vida… todo va rodando, en orden, de la manera que me gusta.

Y así me pasa, que tengo la risa floja. Y quizá si no sois muy amigos de las redes sociales no os guste este post, pero, si como yo, os pasáis media vida pegados a las pantallas, me entenderéis y, si consigo al menos una sonrisa, habré cumplido mi objetivo. Sobre todo, si me lees mientras estás en la consulta del especialista, o enganchada a  un vial, o en esa semana previa a resultados…

Come on, vamos a reírnos a carcajada limpia.

Lo primero de todo, os muestro mi conversación tipo cuando conozco a alguien 😉


Algunos community manager tienen mucho mucho sentido del humor

 

 


Y ahora viene ese momento absurdo en el que enganchas una carcajada con otra y te acabas convirtiendo en una señora loca con lágrimas en los ojos.

 

img_0691

Yo no se las vuestras, pero mi madre y sus tuppers son gloria bendita…hasta que te toca devolverlos, jejeje.

 

img_0690

Jaaaja, y ésta sería mi madre contestando


 

img_0683

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_0697

Y ésta va dedicada a los que peinamos ya alguna cana que otra…

 

 

img_0684

No os exagero, me pasé el día riéndome cada vez que me acordaba

 

 

 

Y sí, me quedarán millones de carcajadas por echar, y espero que muchas de ellas sean gracias a vuestras aportaciones.

Os leo!!

El trabajo perfecto

Estándar
El trabajo perfecto

Una morena exótica de 15 años me dijo hace poquito:

  • Mamá, ¿cómo lo tengo que hacer para educar a mis hijos como tú lo has hecho conmigo? Quiero que mis hijos sean como yo.

Como podréis comprobar, educar en la autoestima se me está dando de miedo 😁. Pero más allá de la evidencia, creo que pocas cosas me llenarán tanto de “orgulloysatisfacción” como MADRE que aquella frase dicha sin pensar, desde la inocencia de su adolescencia y la madurez que le han dado los años escalando montañas que llevamos.

Efectivamente, encontré mi trabajo perfecto hace ya quince años, y desde hace 6 conseguí un estupendo ascenso. Eso sí, cuando en mi currículum necesito exponer todas las tareas que requiere el puesto, les suelo poner una frase aclaratoria para justificarme.

Traductora.- Entender a la primera que el “frigorito habla” cuando la nevera se queda abierta, o explicar que “me duelen las bujetas” es lo normal después de haber saltado como una cabra durante toda la tarde.

Chófer.-  Del trabajo a casa. Aparca. Al cole. Aparca. A ballet. Aparca. Uy la compra. Al súper. Aparca. Ahora llévame a casa de pipín que hemos quedado. Aparca. Y a mí al cumple de zetán. Aparca. ¿Quieres un café?. Aparca.

Asesora de moda.- Pídeme ropita en esta web. Necesito camisetas. Mami, no me valen los pitillos y me quiero poner pantalones cortos sin medias en pleno enero a menos diez grados. ¿Estoy guapa? ¿Me pega?

Cocinera.- Cuando hay dieta. Cuando sólo nos alimentamos de pasta y croquetas. Cuando la Thermomix® está a una velocidad cuchara de explotar. Cuando no hay nada decente y consigues escuchar “que rico, mami”

Profesora.- Con los deberes. Con las normas. Con la convivencia. Con la vida.

Payasa.- Esa que consigue hacer girar la rueda aunque sea cuadrada a carcajada limpia,a voz en grito, con el alma al aire.

Detective.- Que tal el examen? Que tal el cole? A que hora te vas? A que hora llegas? Cuándo? Cómo? Dónde? Por qué?

Enfermera, amiga, refugio, norma, destino, juez, árbitro.

https://youtu.be/2T_PyWTrq9Y

Aprendí de la mejor, mi madre, la que me arropa, me cuida, me entiende, me perdona. Por muy mal que lo haga, por mucho que me equivoque, por muy lejos que esté, por muy difícil que nos lo pongan. Siempre está, aunque a veces crea que se me olvida.

Te quiero, mamá. Yo también quiero que mis hijas sean como yo, porque me habré acercado un poquito a lo bien que lo haces conmigo, con nosotras.

Feliz día de la madre, a todas, estén aquí o arropándonos desde las nubes.

Os leo!

 

It’s my party

Estándar
It’s my party

Tengo una fiesta pendiente y me encanta pasarme horas navegando en busca del detalle perfecto, económico, a ser posible hecho por mí  y que quede fantástico en las fotos 😉 Es lo que tienen las temporadas entre revisiones, que me da tiempo a tener la cabecita entretenida con las cosas más anodinas hasta que llega de nuevo el periplo interconsulta.

Por eso hoy no hablamos ni de lolas, ni de tratamientos, ni de efectos secundarios. Hoy os enseño mis……FAVORITOS DE PINTEREST!! (Avisada/o quedas si venías buscando otra cosa. Hoy no soy tu lectura)

De vez en cuando es muy liberador escribir sobre la nada, sin intensidad, sin remover sentimientos escondidos, sin recuerdos. Tan sólo placeres para la vista y sueños por cumplir.

Tres, dos, uno…allá vamos!

En toda fiesta que se precie tiene que haber globos, y más si hay niños. Me imagino llenar todo con globos vestidos de gasa. Amor instantáneo 💗

PINT.jpg

Y ahora viene lo difícil: cómo conseguir inflar los globos para que queden tan aparentes como en la foto.

Para hacerlo son necesarios los siguientes materiales:
*Un globo común
*4 cucharaditas de Bicarbonato sódico
*Media taza de vinagre(cualquier tipo)
*Botella de plástico de medio litro (como las de Pepsi,Coca-Cola,Sprite,etc)
*Un embudo a la medida del globo

320.png

Truco casero, barato y resultón. Habrá que probarlo!!

 

Lucescámara, acción! Llega la tade, empieza a anochecer, y de repente empiezan a aparecer lucecillas entre las flores. Da igual solares, que con batería, que eléctricas. No gastan mucho y hacen que cualquier rinconcito sea “EL” rinconcito.

pint1.jpg

pint2.jpg

pint3.jpg

PINT4.jpg

 

Y, por supuesto, no puede faltar la comida. Será pleno verano, por lo que la idea es un picoteo ligerito y mucho dulce.

pinte.jpg

pinte1.jpg

pinte2.jpg

pinte3.jpg

Cuántas ganas de celebrar, que no? Yo espero aproximarme aunque sea un poquito a cualquiera de estas maravillas. Tengo un par de meses para prepararme y seguir eligiendo. Acepto sugerencias….y manos para ayudar, claro!!

Espero que estos días celebréis mucho con globos, luces y comida, absorbáis mucho sol y carguéis baterías para lo que tenga que venir.

Os leo!!

Mamá no puede

Estándar
Mamá no puede

  • Hoy os enseño este relato inédito que nunca llegué a presentar a un concurso por falta de tiempo. Por todas las superfamilias que presentan armas cuando llega el bicho. Os leo!!

No entiendo qué pasa.

La abuela está todo el día en casa molestando, no me deja tranquilo. Que si quita los pies de la mesa, que si has dejado el baño hecho un asco, que recoja la habitación…y cada vez que pretendo quejarme a mamá, ya sale ella: deja en paz a tu madre, que ahora no puede.

Pepa está insoportable, malcriada, repipi, no me deja en paz, no entiende que la puerta de mi habitación se cierra porque NO QUIERO que entre. Para colmo me toca ducharla, ponerla el pijama y aguantar sus berrinches porque no quiere que le cambie el canal de la tele. Y si me quejo, siempre escucho la misma respuesta: que dejes a mamá, que ahora no puede.

Cada dos o tres semanas me tengo que ir a casa de la tía. No me queda otra, quiera o no quiera. Adiós al partido de fútbol de ese finde, a ver a Rosa entrenando en la pista, a nuestras charlas interminables por Instagram porque la tía no tiene wifi. Y no, no me puedo quejar, porque mamá esos días necesita estar sola y descansar. Otra vez no puede.

Asco de cáncer. Jamás imaginé, el día que papá y mamá me sentaron para contármelo, que iba a afectarme tanto. Papá no ha cambiado nada, se levanta, se va a trabajar, y cuando vuelve, la abuela le ha preparado la cena y hasta la ropa del día siguiente y, como está muy cansado, se va a dormir a la habitación del sofá para que nadie le moleste. Menudo morro!!.

Pepa, como es pequeña, sigue tan tonta como siempre, no se entera, y los mayores se matan para protegerla y que no sufra. ¿Y yo? ¿Alguien se ha dado cuenta que también sufro? Que yo no tengo cáncer, y últimamente vivo como si estuviera enfermo. Ya no hay salidas al burguer en familia, ni excursiones a ver algo nuevo, ni siquiera cines. Mamá no puede.


No puedo.

 Koke no deja de quejarse, parece mentira que ahora, justo ahora, me reclame más que nunca. Choca todo el día con mamá, la pobre, intentando llevar una familia otra vez, a su edad, cuando el tiempo le había regalado una vejez tranquila en su pisito, otra vez rutinas de comidas, horarios y niños. Amor incondicional. Pero Koke no lo quiere entender.

Le sentamos Juan y yo para hablar como adultos, porque pensamos que ya lo es, aunque sus quince años nos demuestren lo contrario.

 – A mamá le han diagnosticado un cáncer y, durante unos meses, tras el quirófano, tendrá tratamiento de quimioterapia.

-¿Sabes lo que es?-..…silencio

-¿Quieres preguntarnos algo?…..silencio

– Koke, por favor, dí algo!!-…..portazo y voces dentro de su habitación. Creo que está hablando con Rosa.

El tratamiento me está sentando mal, aunque los médicos son optimistas, pero me está destrozando la musculatura y no me mantengo en pie. Y el pobre Juan, para que no notemos la falta de mi nómina en casa, ha encontrado otro trabajo para las tardes que le está dejando agotado. Menos mal que mamá le mima casi más que yo, y hemos decidido que, para que pueda descansar y no le moleste con vómitos o mis malas noches, duerma en la habitación del sofá. Me ha costado convencerlo, no quiere separarse de mí, pero si no descansa acabará enfermando también él, y los niños nos necesitan. Sobre todo Koke, mi pequeño.

Pepa es, y seguirá siendo, de eso ya me encargaré yo, una niña feliz, con su Disney Channel y sus peleas con el hermano, la mejor señal de su normalización de esta maldita enfermedad. Pero Koke es todo quejas: que si podíamos ir el finde al centro, que vaya rollo, que podíamos pedir comida china…ni se imagina las arcadas que me suponen unos míseros huevos fritos…

Echo de menos las tardes en el sofá, palomitas en mano, viendo cualquier película soporífera con actores horrorosos, mientras nos reímos, me cuenta sus aventuras del insti y sus tonteos con Rosa. Desde que paso más tiempo tumbada que de pie, de golpe, ha perdido el contacto conmigo, le doy miedo. Sé que me culpa, y le entiendo, le estoy jorobando uno de los mejores años de su vida, y espero que algún día lo entienda y lo recordemos con una sonrisa.

No podría perdonarme que esto le afecte. Bastantes miedos tengo sobre mi futuro, como para añadir una losa tan grande que cambie la vida de mis hijos.

Tengo que conseguir que Koke invite a Rosa a casa. Entre chicas nos entendemos mejor, y seguro que consigo saber de verdad cómo está, porque ni  Juan ni yo conseguimos penetrar esa coraza que se ha puesto.


 Ayer te fuiste, mamá, y tengo una sensación de vacío tan bestia que me cuesta respirar. Me duele el pecho, tanto que ayer papá se asustó después de llegar al tanatorio, y me vino a ver un médico.

Perdonamé, mamá. He sido un egoísta, pensando sólo en mí cuando tu preocupación éramos nosotros, sabiendo que estabas viviendo una contrarreloj.

Mi conversación con Rosa me ha hecho a la vez reir, llorar, odiarte y quererte. Fui un idiota por no sentarme contigo en el sofá con unas palomitas y hablar de todo esto, yo odiando tu actitud, y tu dando tu vida por ello.

Prometo cuidar de la abuela como si fueras tú, dejar a papá descansar encargándome de Pepa. Por cierto, por ella no te preocupes, llora y mira la tele a partes iguales, y Rosa me va a ayudar por las tardes viniendo a casa para estar con nosotros, así se me hace más ameno (sé que sonríes porque te estoy guiñando el ojo).

Te quiero, mamá. Gracias, mamá. Te echaré de menos, mamá.

 

Aporta o aparta

Estándar
Aporta o aparta

Que difícil hablar del amor cuando ya no crees en él. Cuando la herencia que dejas a tus cachorras es desconfiar por naturaleza y la seguridad de estar mejor solas.

He tenido la enorme suerte de criarme en un hogar lleno de amor. Mis padres han sido naturales, no escondían nada; les he visto enfadarse, bromear, mirarse y entenderse….hasta el último aliento. En cambio, mi vida amorosa ha sido un desastre. Un desastre con los mejores regalos que podría imaginar, mi morena y mi rubia, niñas concebidas y deseadas cuando el amor era de verdad, pero ahora partícipes del desengaño.

El cáncer cambia tu vida, tu entorno, tu norte y tu sur. Por eso muchas parejas no son capaces de mantenerse a la altura, les supera la situación, el miedo, tu nuevo yo.

Aceptarlo duele, desarma, te deja débil, con la guardia baja, la autoestima bajo cero y la lágrima al filo. Superarlo cuesta, convives con los sueños rotos y los recuerdos amargos. Se apaga tu sonrisa, tus ganas de seguir. Te culpas, te encierras, te obsesionas. Y cuando, por fin, despiertas a tu ego, te das cuenta del tiempo perdido, de lo poco que te has valorado, del tiempo regalado que nunca va a volver, de tu esfuerzo por revivir algo muerto.

Y un día, de repente, amanece de nuevo, con la conciencia tranquila, con la seguridad de haber dado más de lo que han merecido, con el propósito de quererte más, de no buscar consuelo en hombros llenos de inmadurez.

Queridas supervivientes, valéis millones, y muy pocas parejas merecen vuestro amor. Eso sí, si lo tenéis al lado, enhorabuena, nada ni nadie romperá esa cadena que os une, porque pasar juntos por ésto une o mata. Es así, no hay medias tintas, o aportas o aparta, frase magistral que leo en el estado de whatsapp de mi compañero y amigo Diego.

Cuando los tratamientos pasan, cuando la vida vuelve a la “normalidad”, seguimos necesitando al compañero que hemos tenido en cada quimio, en cada radio, en cada consulta. Seguimos necesitando que nos necesiten,saber que están ahí, que les seguimos preocupando porque nos quieren, porque nada ha cambiado. Alguien que nos ha visto sin pecho, en nuestro momento más infrahumano, se merece todo nuestro amor…pero no a cualquier precio. No les debemos nada, NADA. Han estado ahí porque han querido, porque nos han querido, y eso no les da carta blanca para dejarnos solas cuando todo pase.

Disfrutad del amor si lo tenéis, y de la VIDA en todo caso. 

San Valentín me ha traído recuerdos que duelen, el principio del fin, y os necesitaba. Gracias por estar al otro lado.

Os leo!!

Supermujeres

Estándar
Supermujeres

06:40.- Suena el despertador. Corre a modificar tu imagen en el espejo. Chapa, pintura y entelado. Mochilas preparadas en la entrada para las cachorras, bocatas repartidos, tacones de puntillas para no hacer ruido mientras intentas mantener la compostura bajando al garaje con el abrigo, tu bolso y las mochilas de ballet y boxeo colgados al hombro y las llaves del coche entre los dientes.

07:40-15:10.- Jornada laboral. Día de locos atendiendo a un público predispuesto a enfadarse porque eres un inútil funcionario que no das ni chapa, independientemente de una excelente carrera laboral, tu buen hacer y tu sonrisa. Bonita cefalea por soportar un nivel de ruido muy por encima de lo deseable durante toda la mañana. Menos mal que el momento café con compañeros-amigos sacan de tí carcajadas.

15:15-16:30.- Compra expréss para que tu nevera no chille de hambre (y tus cachorras con ella). Mis pies se empiezan a resentir de los tacones. Se me olvida algo, lo sé, y no me acuerdo de qué. Carga tres bolsas, 6 litros de leche y alguna cosa más y corre que vas justa de hora.

17:00.- Achuchones y besos, sin duda, el mejor momento del día. Reparto de meriendas, de niñas a distintas actividades y de amigas de niñas a sus respectivos destinos. Ese ratito de coche hablando a voces y cantando si se tercia 💓. Respira hondo cuando cumples el último destino y ya puedes, relajada, subir el volumen de la música.

cafe

17:30-18:30.- Mientras las cachorras desfogan en las extraescolares, cafetito con amigas-madresdecachorras arreglando el mundo, cortando patrones, poniéndonos al día, quitándonos el turno de palabra, espolvoreando café por la ropa de la de enfrente por la carcajada. Por fin un descanso para mis pies de tanto paseíto entaconada. Y mi dolor de cabeza parece que empieza a remitir, risoterapia al poder.

18:30.- Empiezan los juegos del hambre: vuelta a casa, deberes, gritos, sacar a la perra, enfados, estrés, duchas, cena, lavadoras, intentar recoger para que la leonera parezca un sitio habitable. Vuelven el dolor intenso en la cuenca del ojo y en medio de la frente. Llamadas para ponerse al día con la familia.

descarga (1).jpg

21:00.- Niñas ya recogidas, lectura con la pequeña entre conversaciones de cole, planificaciones de finde y abrazos y besos variados. Madre mía, mis ojos parecen tener arena y no pestañas. Ropa para mañana preparada, camas abiertas y luces fuera.

21:30-???.- M-I-M-O-M-E-N-T-O. Mi serie, o mis juegos, o mi crochet, o mi libro, o mi curso de inglés. LO-QUE-ME-APETEZCA. Me revienta la cabeza. Elegir entre seguir durmiéndome esperando a que termine este capítulo o hacerme una foto ridícula con el filtro más raro que encuentre. PEQUEÑOS-PLACERES-DE-MI-VIDA.

Último repaso al día de mañana, a las habitantes de las habitaciones silenciosas que están para comérselas mientras respiran tranquilas, destrucción de la chapa y pintura y, por fin, sueño reparador que llega antes de tiempo y no me deja terminar la página que intento leer.

Cualquier supermujer puede tener un día parecido, pero os aseguro que para las supervivientes, estos días se convierten en “ochomiles” a escalar.

descarga

Ovación cerrada para todas y cada una de ellas porque superarlos nos da un SUPERPODER que podemos llamar autoestima, poderío, normalización.

A por ello! Y en cada momento de flojera, de resoplar, de agotamiento, recuerda que somos un montón de SUPERMUJERES las que estamos detrás empujando para que llegues.

Os leo!!