Archivo de la etiqueta: Micropigmentación

Pocas novedades, tensa calma.

Estándar
Pocas novedades, tensa calma.

Os he hecho un resumen de mis últimos meses en el título.

POCAS NOVEDADES

Desde que me presentaron a mi hígado graso me cuido, yo confieso.

Tengo enfermedades genéticas y hereditarias, a las que he tenido que aceptar, muy majas ellas, pero las enfermedades “de gordos”, como dijo el especialista digestivo, me gustan menos, que le voy a hacer, soy así de díscola.

He vuelto de visita a la consulta de mi cirujano plástico favorito. Hemos dado por terminado el proceso de retoque de cicatrices, ya sólo queda volver a micropigmentar el color de la aureola y el pezón. Es lo que tiene “la micro”, que el color se absorve y hay que volver a retocarlo.

Y abril viene cargadito de consultas, esas que me tensan de mala manera: analítica, placa, oncología, resonancia, ginecología….ole con ole, que no falte de ná!!

También toca visita a psiquiatría, para ver cómo vamos ya sin medicación desde hace meses…otro capítulo cerrado, aunque éste en concreto no lo tengo yo del todo claro, que en cualquier momento tropiezo y necesito un bastón para levantarme.

Y de ahí la TENSA CALMA.

Ya os conté que hay momentos en que vivo agachada, agazapada, esperando que una inmensa mano me abofetee. Y éste es uno de ellos.

He cogido miedo a que todo vaya bien, no tengo remedio, así que, con mi carácter agriado de las últimas fechas, me ha dado por buscar bronca allá donde voy. No me aguanto ni yo, la verdad, lo siento mucho por todos aquellos que me tienen que aguantar en alguna de mis facetas.

No me hace falta psicoanálisis, ya os digo yo lo que me pasa: la medicación me enmascaraba dulcemente la cruda realidad, y ahora ya no tengo nada que me haga bonito lo que es feo y no tiene remedio. Y necesito un poco más de tiempo para adaptarme.

Os pido disculpas, a la vez que reclamo bofetones y abrazos a partes iguales, los primeros sólo cuando los merezca, y los segundos aunque no los pida.

Como siempre, mil gracias por estar ahí….la verdad es que hay que tener valor, jaaajajaja.

Os leo!!

Tatuajes

Estándar
Tatuajes

Tenéis toda la razón, os leo menos, hago paréntesis aprovechando mi descanso médico, aunque sigo con los ojos y los oídos bien abiertos, no lo dudéis.

Y como yo paro, pero mi cabeza va por libre, estoy procesando ideas de futuro, y una de ellas, desde el principio del proceso de “destete”, ha sido tatuarme las lolas, celebrando, en primer lugar, que puedo, y, en segundo lugar, que me gusta la tinta en la piel y, sobre todo, su efecto camuflando aquello que no me gusta tanto.

Hace mucho tiempo que elegí el dibujo que quería, y mi cirujano plástico sonríe cada vez que se lo cuento, pero a mí me parece perfecto el resumen que hace de mi relación con la enfermedad. Lo publicó Kukuxumusu y me enamoré, yo creo que ya os lo he enseñado antes.

Es éste:

KUKUXUMUSU

Tengo claro que lo pondré en la lola izquierda, donde la cicatriz tiene un lateral más marcado, y dejaré que se vea, para que todas las pupilas que se paren a mirar tengan la posibilidad de saber por qué soy tan generosa con el escote, jejeje.

El dibujo lo tiene todo: la enfermedad, el tratamiento, las secuelas, la amistad (donde yo englobo todo: desde mis amigas y sus risas, pasando por la familia y su abrazo, terminando por los equipos médicos que me han tendido su mano y sus conocimientos) y el espíritu ganador pisando el cangrejo, aplastando el cáncer.

Una vez que encuentre el/la artista que se atreva y los fondos económicos necesarios, que no son pocos, os lo enseñaré orgullosa.

Y por si no fuera suficiente, ya sabéis lo exagerada que soy para todo, he pensado en darle forma al pezón.

Desgraciadamente, no me puedo permitir un viajecito a New Orleans para ponerme en manos de Vinnie Myers. Oí hablar de él hace ya unos años, y estos últimos días ha salido en distintos medios su labor, una auténtica obra de arte. Os dejo algunas fotos para que podáis apreciarlo.

PEZON2 PEZON3PEZON5PEZON4

Ya os conté en Micropigmantaciones y otras cosas raras cómo fue mi proceso que, a diferencia de un tatuaje, tengo que ir retocando cada año y medio o dos años, porque el color es reabsorbido por el cuerpo. De ahí mi interés por el tatuaje, pero es una lástima tener un monedero vacío.

Sólo he mirado un poco por google, pero mirad que cosas más curiosas he descubierto:

TATU4

Me encanta esta opción, es una de mis favoritas.

TATU3

También me parece original. Y lo puede hacer cualquier tatuador, no necesariamente especializado en aureolas.

TATU1

Y la tercera. Es algo más exagerada, pero con alguna modificación, también puede quedar digna de enseñar 😉

________

Y en éstas estoy, dilucidando qué, con quien, cuando y dónde. Me encantaría leer vuestras opiniones, incluso que me enseñéis vuestro tatu soñado, si es que lo tenéis.

Como siempre, gracias por estar.

Os leo!!

Serpientes

Estándar

Estoy cambiando de piel, igual igual que una serpiente.

La costra que se ha creado cubriendo la micropigmentación está empezando a separarse, y si os soy sincera, da bastante grima.

PIEL

Ese hecho ha dejado paso a la verdadera coloración, algo más suave, menos oscura. En casa gusta más, tan oscura no terminaba de encajar. A mí me da exactamente igual. Estoy como un niño pequeño con disfraz nuevo, aunque al hacerme las curas se empapa el sujetador y, como daño colateral, estoy dejando un par de cercos “aureolares” similares a los que marcas cuando estás dando el pecho a un lactante. El sábado, por ejemplo, cualquiera que me viese pensaría que había dejado al niño con los abuelos, porque la marca era imposible de ocultar. Si alguien se hubiera atrevido a preguntar, en ningún momento le habría negado esa versión 😉

Esta semana ha tocado prestar atención (a nivel médico) a mi estómago. Detrás de cada comilona navideña, el proceso ha sido el mismo: naúseas, vómitos, descomposición estomacal, y un intenso dolor en la boca del estómago que me ha quitado bastantes horas de sueño. Tras una primera consulta al médico de familia, subí la dosis de Omeprazol, pero ni aún así calmé el dolor, ni tampoco las vomitonas de Navidad y Año Nuevo. Por eso ayer volví a la consulta, y me han mandado una prueba de aliento para ver si tengo una bacteria en el estómago. Ya os contaré resultados, porque a todo el mundo que le he preguntado y se ha hecho esta prueba le ha dado positivo.

Es evidente que la quimio ha “maltratado” muchos de mis órganos internos, por aquello de a grandes males, grandes remedios. Y me temo que poco a poco iré siendo consciente de cada uno de ellos, por eso intentaré trasmitiros síntomas, remedios y pruebas, por si os puede ayudar en algo, aunque sea en autoestima, sabiendo que no os pasa nada parecido y estais sanos como manzanas.

Me voy marchando, que tengo la agenda cargadita para esta tarde y hay que empezar a organizarse.

Os leo!!