Archivo de la etiqueta: lista de espera

100 B

Estándar

Lo habéis adivinado. Por fin, después de casi seis interminables años, tengo nueva talla de sujetador!! (ahora los aplausos, por favor).

20130520_204312

Una experiencia única. Ir a una tienda como una adolescente, deseando que me midan y presumir de resultados.

El viernes tuve consulta con mi cirujano, y ya tengo permiso para llevar sujetadores con aro. Agradecida a los sujetadores de abuela postoperatorios, a los de camiseta cómodos para dormir, pero mis lolas y yo estábamos deseando asomar por encima de los escotes.

Ya solo quedan unas tres semanas para poder hacer casi casi casi vida normal.

Vuelvo a estar de nuevo en lista de espera. Esta vez será anestesia local, toda una novedad para mí. Con lo morbosa que soy con el tema médicos, me estoy imaginando de charleta con el equipo de cirujanos y dando mi opinión. Acabarán anestesiándome la voz, ya lo veréis.

Que para qué es la lista de espera? Para “fabricarme” un par de pezones nuevos, también a la carta. Es el penúltimo paso para alcanzar la perfección. Ya sólo quedará darle un toque de color y al Interviú en portada ;).

Os lo confieso: estoy feliz. La sonrisa se escapa de mi cara cada vez que mi mirada se posa en un espejo y veo el perfil. O cada vez que bajo la vista y veo más lolas que barriga, que ya es difícil. O cada vez que me pruebo algo de ropa del año pasado y mi cabeza compara imágines. O cuando me pruebo las partes de arriba de los bikinis hasta ahora prohibidos en público.

No puedo pedir más, el resultado ha sido magnífico no sólo en el aspecto físico. Las lolas nuevas han servido para espantar millones de fantasmas de mi cabeza.

Eso no significa que no siga en tensión pensando en mi próxima revisión ginecológica, o en los pinchazos traicioneros bajo la axila que me dejan sin respiración. Simplemente el nuevo estado me da fuerzas para seguir lidiando en esta plaza con mayor intensidad.

Playas de España, preparad las olas, que no me va a importar mucho que mi bikini salga flotando!!

Os leo!

 

Dos cositas

Estándar
Dos cositas

Pues eso, que hoy os voy a contar dos cositas.

La primera, un descubrimiento para todas las que estéis en mi condición de reconstruída, con dos perolas por lolas y una espalda atravesada por cicatrices.
Los sujetadores que tengo, especiales y fantásticos para el postoperatorio, últimamente me resultan incómodos.
Ya os he contado que estoy deseando que pase la operación y me quiten los expansores, y creo que es el motivo fundamental para sentirme tan molesta.
Pues bien, en una de mis múltiples visitas al Primark, a la caza de la oferta de las ofertas, he descubierto ésto:
image

Se conocen como “comfortisse bra”, no son muy sexys, parecen camisetas, pero son cómodos para aburrir.
Yo compré sólo uno para probar en fucsia, los hay en otros colores: negro, blanco, morado..y estoy feliz con el hallazgo.
Sobre todo por la espalda. Me da seguridad, siento las cicatrices protegidas, no se clava en ningún lado y es hiper barato: 4 euros.
Sólo tiene un inconveniente para las operadas: hay que ponérselo por la cabeza, por lo que el juego de brazos hacia arriba duele y tira, pero a mí me compensa, ya me contaréis.

Y la segunda cosita es el estado de la lista de espera.
image

10. Sólo 10. A este ritmo no me da tiempo a asistir a la gala de los 20blogs que es el jueves próximo.
Ya tengo todo listo, pijamas incluídos.

Por hoy es todo. Disfrutad del sol, que empieza a dejarse ver, y de aquello que os tenga enamorados.

Os leo!

Relajada

Estándar

Así me encuentro: relajada (dicho en voz bajita y muy pausada).

Mi psiquiatra me ha recomendado unas clases de relajación y he empezado hoy. Sólo ha sido una introducción, pero he conseguido durante 10 minutitos evadirme de absolutamente todo.

Vale que estoy de baja, que tengo todo el tiempo del mundo, que no debería estar agobiada: Piiiiiii, error!!!

Por supuesto que estoy de baja por motivos médicos, evidentemente, lo que significa que debo dedicar mi tiempo a descansar y recuperarme físicamente. Eso sumado a la rutina diaria que significa una casa, dos niñas, el perro, sus necesidades, colegios, comidas, extraescolares…vamos, lo que casi todos y cada uno de los que me leéis hacéis a diario. Y eso cansa, satura, y, en mi caso, me hace estar de un mal humor constante que vamos a intentar frenar con estas sesiones semanales.

La medicación también hará lo suyo, no lo dudo, pero necesito un empujón para dejarme de tonterías y volver a estar al completo. Muchas veces el tiempo libre consigue ponerte de los nervios, y eso es lo que ronda mi cabeza en el momento de mantita y sofá.

Tengo que recuperar la capacidad de disfrutar de las risas cuando se derrame el agua sobre la mesa, y no ver sólo la parte negativa de coger el trapo y la fregona. Tengo que volver a priorizar por encima de todo mi felicidad, algo que últimamente tengo equivocado en mi escala de valores.

Mi vena egoísta, esa que tanto me cuesta mantener, está floja de sangre, me tengo que autotransfundir…. (Nota mental: Definitivamente, tengo que dejar de hacer metáforas con terminología médica, empiezo a ver todo de color verde quirófano).

En definitiva, que si con una sesión semanal de relajación consigo retomar mi visión del mundo, ahora difuminada, pues benditos sean los 10 minutos que pierdo buscando aparcamiento en el centro de Navalcarnero.

Bueno, con este garimatías mental que soporto os dejo ya. Cuidado con los coches, las nevadas y las carreteras, que juntos nos pueden dar un buen susto.

 

Os leo!!