Archivo de la etiqueta: pezones

Como niña con pezones nuevos

Estándar
Como niña con pezones nuevos

AVISO: ESTE POST CONTIENE IMÁGENES DE LOLAS, PECHOTES, TETAS O COMO QUIERAN LLAMARLO.

Me merecía un descanso, ya me anticipo a la regañina que he venido recibiendo en los últimos tiempos. Para nada he dejado el blog, para nada he dejado de contar (o de vivir), para nada me he cansado de vuestras dudas, propuestas y crudas realidades. Simplemente, necesitaba parar, centrarme en preparar el futuro que me encantaría tener y descansar después de tanta tensión.

Y dicho y hecho. Un 9 de noviembre, fecha negra en mi calendario, yo, Estefanía, como autora de Adiós Lolas Adiós, pongo a WordPress por testigo que ya no haré tanta pausa entre post y post.

Bueno, doy por aceptada mi disculpa y vamos corriendo al tema de hoy, que estaba deseando contároslo.

Hace poco, los que me seguís en Facebook pudísteis ver un artículo que compartí, publicado por la revista Rose, sobre unos pezones de silicona hiperrealistas para mastectomizadas, o, como en mi caso, reconstruídas, pero con muy poca protuberancia “pezonil” y, después de casi dos años, sin tonalidad en la aureola micropigmentada.

ARTÍCULO REVISTA ROSE

Y como me encanta la gente que trabaja pensando en mejorar nuestra imagen antes, durante y tras el tratamiento, me ofrecí a probarlos para poderos contar en primera persona mi experiencia.

Gráficamente, éste es el resultado:

ANTES

DESPUÉS

A-SOM-BRO-SO.

Vale que la reconstrucción que me hicieron está, para mí, perfecta, pero el pezón consigue devolverme la sensación de tener MI pecho pre-quirófanos, no sabría muy bien cómo explicarlo.

Archivo_000

Fijáos en el relieve, el color, la textura, cómo se adhiere a la piel sin parecer postizo.

Archivo_001Hacía mucho que no veía esta forma desde mis propios ojos. Os parecerá algo trivial, pero os aseguro que es un subidón de autoestima brutal, hacía tiempo que no me paseaba “en tetas” por la casa con tanta alegría (y ya os digo que suelo ir en tetas bastante a menudo).

La peque (5 años) sólo miraba y miraba, como hipnotizada, pero no terminaba de decirme nada. Al preguntar, sólo me dijo: – Mamá, que TETAS (así, en mayúsculas y con las manos como amasando hogazas de pan), jaaajajaja. Esa es la sensación: yo sí se lo que cambia, desde fuera no saben lo que ha pasado, pero sí que algo ha cambiado.

Se pueden simplemente adherir superficialmente para, por ejemplo, marcar con un sujetador deportivo, o una camisa de raso, o, simplemente, sentirte sexy bajo el sujetador. Y si quieres llevarlos 24 horas o más sin ningún problema, incluso bajo la ducha (yo no digo nada, ejem ejem), existe un adhesivo que, dependiendo de tu tipo de piel, de tu sudor…., puede hacer que esté pegado cuatro o cinco semanas. Vamos, que, si tu piel lo permite, te vas de vacaciones este verano marcando más luz que un faro.

Yo los he llevado durante 5 días y la experiencia no ha podido ser mejor. Ni te enteras al ponértelos, ni te enteras al quitarlos, y, lo fundamental, ni te enteras llevándolos. No me han molestado, ni me han causado ningún tipo de problema en la piel, tan sólo sonrisillas cada vez que recordaba que los llevaba puestos, y un automático auto-toqueteo 😉

Las autoras de este subidón son las propietarias de FREE STYLE. En concreto, yo traté con Berta. Especialistas en la caída del cabello por el motivo que sea: postizos, extensiones, pelucas, cejas y pestañas….y ahora, además, prótesis de pezón. En su web TRU-SKIN podréis ver los distintos modelos, adhesivos y material necesario para mantenerlos en perfecto estado.

free style
C/ Andrés Mellado 24
28015 – Madrid
http://www.free-style.es
T. 91 082 05 66 – 633 810 340

De precios no hablamos, que eso no es cosa mía. Para ello aquí tenéis la web y la dirección y teléfonos de contacto.

No dudéis en preguntarles cualquier duda, son perfeccionistas, extremadamente profesionales y no sólo amables. Son dulces, empáticas y, algo que yo en concreto agradezco infinito, tiene muchas inquietudes con la mejora de la calidad de vida tras el cáncer.

Y por hoy os dejo, que ésta es la consecuencia de estar tanto tiempo callada, empezar y no poder parar.

Hace cuatro años el cielo lloraba conmigo al despedir a mi padre, y este año brilla el sol porque sonríe, orgulloso de sus ocho mujeres, capaces de levantar el vuelo y sonreir al recordarle.

Os leo!!

Sueños raros

Estándar
Sueños raros

He tenido un sueño tan raro, tan real, tan desagradable y tan preocupante, que necesito desahogarme con las letras.

Entenderé, sin problema, que dejéis aquí de leer, porque os lo relataré tal y como ha sido, con todos los detalles.

Si soy sincera, llevo unos días muy nerviosa porque hoy tenía cita con digestivo y cada vez lo paso peor con las consultas de especialistas. Analítica bien, reflejos de mis kilos de más traducidos en hígado graso (OMG!!!). Yo misma conmigo misma tengo una pelea interna desde esta mañana: dieta sí, dieta no. Me esperaré a la revisión de oncología y, como siempre, haré caso a ciegas de lo que ella opine y mande.

Y ahora vamos al lío.

Acudía al médico para revisión del pecho, no en mi lugar habitual, el Hospital Clínico San Carlos, sino en el Hospital de Móstoles. Hablábamos sobre la micro pigmentación, el color estaba empezando a difuminarse (algo que, día tras día frente al espejo, observo, todo hay que decirlo), y le comentaba que tenía cita en marzo para ese tema.

La siguiente consulta era ya en una camilla tumbada, con una enfermera tremenda, llena de energía, que cogía unas tijeras de cocina igualitas a las que tiene mi madre.

TIJERA

Tijeras de cocina igualitas a las de mi madre, es decir, igualitas a las de mi sueño…gracias, Google!!

Tijera en mano, pegaba un corte en cada pezón y me dejaba sin ellos, así, a las buenas. Yo, con más miedo que dientes, comentaba con ella que la sensación había sido muy desagradable, aunque indolora debido a la anestesia. Y ella, con mucho mimo, me cubría con gasas las heridas, y me insistía en que no me tocara los apósitos, y yo, como un imán, con las manos cubriendo pecho sin poder evitarlo.

Curiosamente, mi pensamiento constante era qué iba a pensar Ruben (mi cirujano plástico) cuando viera aquello.

Después, tan tranquila, y con las manos puestas en el pecho como si se me fuera a caer, bajaba a una especie de mostrador lleno de gente, donde el doctor que me había enviado a la sala de “recortes” intentaba hacerme ver delante de un superior que era una decisión que había tomado yo (ahí está mi conciencia y su afán de reclamar). Tras pelearme con ellos y dejarles claro que yo quería irme con mi cirujano de confianza, una amable trabajadora, por si me arrepentía y me quedaba allí, me enseñaba un bote de cristal lleno de pezones de colores….si, si, os lo digo en serio. Pezones más claros, más oscuros, con más o menos protuberancia, de una textura parecida a la silicona, o goma, no sabría deciros.

Para que os hagáis una idea....

Para que os hagáis una idea….

Evidentemente, me ha sido imposible encontrar una imagen que pudiera describiros el bote lleno de pezones ;-), pero os podéis hacer una idea recortando en vuestra imaginación el pezón de la lola.

Tenía la ¿suerte? de poder elegir, además del tono y la forma, entre pezón perforado con pearcing o sin perforar, con una especie de protección de cristal (ahí aparecía mi chico enseñándome el suyo perforado por si no me quedaba claro cómo sería). Sí, yo también creo que va desvariando por minutos el relato, pero ha sido así, que le vamos a hacer.

Por último, elegía uno no muy oscuro con un buen botón y sin pearcing, porque no me gustaba mucho la protección de cristal jaaaa.

Ahí queda. A todo esto, hay que sumarle la variedad de nacionalidades de los actores principales, motivado, imagino, porque en las estadísticas del blog observo, cada vez más, que se lee mucho en el continente americano, sobre todo ayer Chile y Colombia, y me debió dejar marcado el dato.

Por favor, os agradecería, si alguien sabe interpretar sueños, que me dierais una idea aproximada de lo que se cuece en mi cabeza.

Hay días que empiezan mal desde la cama, y hoy es uno de ellos, porque desde que he salido de casa con pensamientos no muy buenos, pasando por mi hígado graso y seguido de un incidente en el parking de mi trabajo, espero y confío que la tarde me traiga algún mimo, porque si no acabaré rompiendo a llorar, berreando como si no hubiera mañana, ya os aviso.

Os leo!!

Tatuajes

Estándar
Tatuajes

Tenéis toda la razón, os leo menos, hago paréntesis aprovechando mi descanso médico, aunque sigo con los ojos y los oídos bien abiertos, no lo dudéis.

Y como yo paro, pero mi cabeza va por libre, estoy procesando ideas de futuro, y una de ellas, desde el principio del proceso de “destete”, ha sido tatuarme las lolas, celebrando, en primer lugar, que puedo, y, en segundo lugar, que me gusta la tinta en la piel y, sobre todo, su efecto camuflando aquello que no me gusta tanto.

Hace mucho tiempo que elegí el dibujo que quería, y mi cirujano plástico sonríe cada vez que se lo cuento, pero a mí me parece perfecto el resumen que hace de mi relación con la enfermedad. Lo publicó Kukuxumusu y me enamoré, yo creo que ya os lo he enseñado antes.

Es éste:

KUKUXUMUSU

Tengo claro que lo pondré en la lola izquierda, donde la cicatriz tiene un lateral más marcado, y dejaré que se vea, para que todas las pupilas que se paren a mirar tengan la posibilidad de saber por qué soy tan generosa con el escote, jejeje.

El dibujo lo tiene todo: la enfermedad, el tratamiento, las secuelas, la amistad (donde yo englobo todo: desde mis amigas y sus risas, pasando por la familia y su abrazo, terminando por los equipos médicos que me han tendido su mano y sus conocimientos) y el espíritu ganador pisando el cangrejo, aplastando el cáncer.

Una vez que encuentre el/la artista que se atreva y los fondos económicos necesarios, que no son pocos, os lo enseñaré orgullosa.

Y por si no fuera suficiente, ya sabéis lo exagerada que soy para todo, he pensado en darle forma al pezón.

Desgraciadamente, no me puedo permitir un viajecito a New Orleans para ponerme en manos de Vinnie Myers. Oí hablar de él hace ya unos años, y estos últimos días ha salido en distintos medios su labor, una auténtica obra de arte. Os dejo algunas fotos para que podáis apreciarlo.

PEZON2 PEZON3PEZON5PEZON4

Ya os conté en Micropigmantaciones y otras cosas raras cómo fue mi proceso que, a diferencia de un tatuaje, tengo que ir retocando cada año y medio o dos años, porque el color es reabsorbido por el cuerpo. De ahí mi interés por el tatuaje, pero es una lástima tener un monedero vacío.

Sólo he mirado un poco por google, pero mirad que cosas más curiosas he descubierto:

TATU4

Me encanta esta opción, es una de mis favoritas.

TATU3

También me parece original. Y lo puede hacer cualquier tatuador, no necesariamente especializado en aureolas.

TATU1

Y la tercera. Es algo más exagerada, pero con alguna modificación, también puede quedar digna de enseñar 😉

________

Y en éstas estoy, dilucidando qué, con quien, cuando y dónde. Me encantaría leer vuestras opiniones, incluso que me enseñéis vuestro tatu soñado, si es que lo tenéis.

Como siempre, gracias por estar.

Os leo!!