Archivo de la etiqueta: reconstrucción

Neuroma

Estándar
Neuroma

Novena… Nueve… Ocho más una… He superado ya con creces el record de quirófanos. Van nueve en siete años,  dos en mes y medio.

Todavía convaleciente de la vesícula, con dolor intenso cuando tengo el estómago vacío y cuando estoy mucho rato sentada, pendiente de ecografía abdominal, pero con puntos y ombligo ya controlados, voy y repito escenario así, a lo loco 🙂
No, para nada a lo loco. Tenía programada esta pequeña intervención desde principios de verano, pero la retrasé porque la lista de espera también se retrasó y las fechas no eran compatibles.

Mi cirujano plástico favorito, Rubén García-Pumarino, perfeccionista como pocos en su trabajo, veía con ojos grises los remates de la cicatriz de la espalda, por lo que me habló de corregirlo, y yo, en sus manos a ciegas, como siempre, accedí encantada. Mi reconstrucción me parece perfecta, pero si se puede mejorar, por que no hacerlo??
Anestesia local, intervención muy breve y con una recuperación fácil y rápida.
image

Como siempre, un gusto entrar a un quirófano de pie, no en camilla, con música de fondo gracias al Doctor Franco y su lista de Spotify, jijiji, lo más parecido a Anatomía de Grey que he visto en los hospitales madrileños, todo el personal super joven (ejem, ejem, pero creo que la mayor en esa sala debía ser yo), y un sonriente cirujano que se dirige a tí por tu nombre y tiene todo listo para “atacar”.
Fotos de rigor del antes, y boca abajo a la camilla. Por cierto, cometí un error de principiante, ya me vale. Nunca, NUNCA, hay que entrar a quirófano con las uñas pintadas, y mucho menos con esmaltado permanente 🙈. Superado el despiste, señoras y señores, dos doctores dos, dos agujas dos, dos bisturís eléctricos dos…

Pumarino a la derecha y Franco a la izquierda empezaron a pinchar anestesia como si no hubiera mañana. Que dolor. Que dolor. Que dolor.
Ya sabéis, si me vais conociendo, que no soy quejica. Es más, varias veces me han dicho que tengo el umbral del dolor más alto que la media. Pero os prometo que ayer fui una ñoña completa y absoluta. Me dolió inmensamente cada pinchazo, y fueron muchos, y, para colmo, noté perfectamente cómo el bisturí abría el camino al doctor. Lo noté literalmente, a pelo, como imagino debe ser un navajazo. El doctor Pumarino me explicó que debo tener un
NEUROMA, algo así como un nervio que quiere crecer y no puede. Buceando por la red, es un efecto bastante común de las mastectomías, que, muy a mi pesar, no remite con la reconstrucción posterior. Dolor intenso, pinchazos… Todo lo que rodea a mis lolas de vez en cuando y no he dado importancia. Pues por fin le pongo nombre!!
Media hora de intervención entre canciones tarareadas, risas, grititos, dolor intenso, mandíbula apretada y ganas de girarme y darles un grito a los doctores entre costura y costura, pero, como siempre, resultado diez, y eso es lo mejor que me puedo llevar.

Y aquí estoy yo, en el sofá, tranquilita, mimada por todos los que tengo a mi alrededor, que son muchos, sin dolor, solo molestias para coger la postura. El viernes tengo consulta y podré ponerme al día de dudas y resultados. Prometo daros parte.

Bajo el paraguas del otoño, os leo!!

Anuncios

Novedad novedosa

Estándar

Solo una incursión chiquitina para contaros que tras la revisión del viernes en la que todo evoluciona según lo previsto, hoy va a ser mi primera ducha de cuerpo entero desde el martes pasado.

image

Eso se traduce en la primera vez que me voy a quitar las vendas en casa. La primera vez que Jaime va a ver el resultado.

Y estoy muy nerviosa por que llegue ese momento. Llevo tanto tiempo con unas lolas tan artificiales, tan poco parecidas a un pecho real…
Así que mientras espero una respiración completamente profunda por parte de la peque, que justo hoy está despejada por completo, he querido compartir con vosotros mi emoción.

Dentro de poco os cuento como ha sido…o no 😉

Os leo!!

Abandono

Estándar

Lo siento. Os he abandonado y he roto mi rutina de escribir cada tres días.

He estado tan absorvida por laringitis y escayolas que se me ha pasado el tiempo volado, pero tampoco os habéis perdido nada.

Tras el berrinche vino la calma, y de regalo una férula por esguince y fisura a mi sirena. Efectos de las caídas en educación física. Lo que me ha robado a la mejor ayudante que tengo en casa con la bebé, algo que me ha confirmado que estoy mayor.
Tener hijos con una gran diferencia de edad significa muchas horas de hermana mayor; es decir, la pequeña reclama la sabiduría preadolescente, y la mayor encantada de ejercer. Y la mami disfrutando de esos momentos. Por eso he notado tanto la dependencia de Berta, hacía mucho que no volaba por la casa, igualita igualita que la mamá de los Increíbles.

Pero tras un fin de semana de supermadre, desdoblándome entre una y otra, ayer rematamos el día recogiendo a las viajeras y celebrando el cumple de la tía.

Mis lolas estupendas, deseando que llegue el viernes para empezar con el siguiente paso. Como podéis comprobar, estructuro mis semanas por consultas médicas, de traca!!

Os dejo. Voy a repartir ibuprofenos y pectoses, a ver si llega prontito mi momento sofá.

Os leo!

Pidiendo favores

Estándar

Llevo toda la semana haciendo campaña, pidiendo el voto para quedar entre los 10 primeros en el concurso que organiza el diario 20 minutos.

Participo en la categoría “Salud y vida sana”, y pasito a paso he escalado hasta el puesto 11.

Si ya has dejado tu granito de arena, mil gracias. Y si todavía no lo has hecho, y te gustaría pero no has encontrado cómo hacerlo, voy a intentar guiarte para que te resulte rápido y sencillo.

Primero lee todo, y al final te pongo el enlace para hacerlo. Vamos allá.

Cuando pinchas en el enlace, te re-diriges a la web del concurso.
Vas a ver una captura de la imagen y mis datos.

image

Si vas bajando con el ratón, llegarás a los comentarios, donde podrás registrarte si aún no tienes cuenta en 20 minutos. Piden muy poquitos datos y tardas un par de minutos.

image

El sistema te envía un correo para confirmar que no les estamos engañando. Así que revisa tu correo y pincha en el enlace que adjuntan.

image

El enlace te envía a la página principal del diario y, como es un pelín lioso encontrar el blog desde aquí, lo más fácil será volver a pinchar desde mi enlace, y ahora ya con tus datos, registrarte y votar.

Y yo, en ese momento, te aplaudo y te doy las gracias a partes iguales.

Tenéis de plazo hasta el lunes para ayudar a sentirme orgullosa de “mi obra”. Independientemente del resultado, como tantas veces, os agradezco enormemente que me prestéis vuestras pupilas tan a menudo.

Os dejo el link con el que empieza el camino.

Os leo!!

“>http://lablogoteca.20minutos.es/adios-lolas-adios-27450/0/

Redondo mayor

Estándar

20121023-095548.jpg
Este musculito tan mono, que yo no conocía, me tiene amargada la existencia.
Y eso que el pobre no tiene la culpa. Le han mandado hacer una función que no tenía, y le está costando lo suyo.
Es una de las consecuencias de mi operación, y mi cirujano, que es un amor y tiene respuesta para todo, me explicó el jueves por qué tengo ese dolor tan punzante en la espalda, que a ratos me inmoviliza el brazo.
Os lo describiría como una contractura gigante, que recorre la espalda y te hace moverte como en los ochenta cuando intentabas hacer break dance, aunque sin ritmo alguno. Y te contorsionas, pruebas tumbada, de lado, de pie, y no consigues que se vaya.
Algunos movimientos con los brazos empiezo a notarlos torpes, me cuestan, pero ya sabía que la cirugía tenía algunas consecuencias, aunque la balanza sigue inclinada, muy inclinada, al lado positivo.
Que me duele la espalda? Pues me miro el pecho. Solución sencilla y efectiva.

Si os hablo de todo lo demás, os cuento que la pequeñita anda soltando mocos y flemas por donde va, generosa que es ella. Eso sí, te tose en la cara con una sonrisa, que es una manera mucho más agradable de ser tosido. Pero, haciendo honor a mi pertenencia al club de las malas madres, la he dejado esta mañana en la guardería tan feliz, ya sin llorar, aunque con mirada matadora.

Y el otoño empieza a imponerse, con nieblas mañaneras incluídas. Bienvenidas medias que os bajáis a vuestro propia voluntad!

Os dejo ya. Feliz semana.

Os leo!

Ya tengo lolitas!

Estándar

Buenos días a todos. Estoy al día de vuestras llamadas, mensajes, atenciones…pero casi no cojo el móvil. Todavía tengo la garganta con carraspera del tubo de quirófano, y ando muy adormilada por la analgesia, así que paso mucho tiempo calladita o dormida, pero Jaime me tiene informada. Gracias a todos. Yo creo que a partir de mañana estaré más despejada.

La operación ha ido muy bien, unas seis horas de placentero sueño, más otras cinco en reanimación. Mi doctor está muy contento con el resultado, ha sido laboriosa, pero no os imagináis mi sensación cuando he visto mis nuevas lolitas. Por ahora todavía son pequeñitas, pero vuelvo a tener canalillo.
Eso sí, levantarme de la cama es un suplicio, duele muy intensamente, tira a la vez del pecho y de la espalda. Ayer di mi primer paseo, y lo hice deseando volver a la cama. Horrible! Pero no me
pilla desprevenida, ya sabía que el postoperatorio era así.

Ya os dejo, esperando que el próximo día que os escriba sea con otro estado de ánimo,

Os leo!

A dormir!

Estándar

Sólo una incursión pequeñita para contaros que, por fin, me llamaron, y hoy es el día L (de lolas, claro)

Voy en el coche camino al hospital, atacada porque vamos tarde, hay muchos más trabajadores en Julio de los que esperábamos.

Y preparada para unas horas de sueño reparador…que humor, este chiste se lo debo contar al plástico.

Os dejo. Deseadme bonitos sueños y mejores despertares.

Os leo.