Archivo de la etiqueta: Primark

Tenemos que hablar

Estándar

Ayer fue un día especial. Muy estresante, pero especial.

Como muchos sabéis, a través de la AECC me invitaron a participar en el programa de la 1 “Tenemos que hablar”, presentado por la encantadora Ana García Lozano.

image

Qué difícil debe ser llevar un programa en directo con gente totalmente ignorante en las artes televisivas, y conseguir que te sientas como si hubieras hecho esto toda tu vida. Y ella, por lo menos conmigo, lo consiguió.

Me enteré el lunes a media tarde, y se dispararon mis nervios. Para colmo, tenía la revisión semestral de gine por la mañana. Tres horas y media esperando la consulta hizo que se me pasaran las horas mucho más entretenidas. Los resultados perfectos. Programadas resonancia y densiometría para dentro de un año. Y van a consultar si me hormonan por la menopausia. Entre los especialistas médicos no se ponen de acuerdo y se tienen que reunir. La guerra que doy!!

Y llegó el mediodía y los preparativos. La tarde anterior encontré un modelito perfecto. Ni mucho ni poco.
Para todas las que me habéis preguntado es un Almatrichi de nueva temporada comprado em La Provenza de Majadahonda al 50%. Os gustó??

image

Las cuñas son de Primark de la temporada pasada. Y el bolso no lo vísteis, pero era una monada prestado por una buena amiga.

A las 17:45 vi por la ventana de la cocina un coche y un caballero con pinta de chófer. Sí, sí. Me vinieron a buscar y a traer a la puerta de casa. Un lujazo.

Nada mas llegar a TVE me estaba esperando una empleada de producción que me condujo hacia maquillaje.
La maquilladora un encanto, preocupada por que no me viera rara. Aquí os la enseño con todas sus “chuches” en plena faena.

image

Tardó un suspiro y el resultado para mi gusto fué espectacular. Era muy tarde cuando me acosté y yo seguía perfectamente maquillada.

Tras maquillaje, cafetito y a peluquería. Planchado y onda. Perdonad, pero mi cortado era más importante que hacer la foto 😉

Tras el peinado perfecto unido al maquillaje perfecto, a la salita previa al plató. Allí conocí a la acompañante de Nuria, una de las invitadas. Un placer charlar con ella primero y con Nuria después. Muchas risas en la trastienda esperando a entrar.

Y llegó el momento. Os confieso que estuve muchísimo mas nerviosa en el antes que en durante. Ya os digo que Ana hizo que un plató lleno de focos y público se convirtiera en una charla frente a un café con una amiga.
Mi hija sólo me reprochó que me tuviera que levantar, jajaja. El directo y sus limitaciones!!

Y aquí os dejo el enlace a mi intervención.

Muchas gracias a la Aecc por contar conmigo, a todos los empleados que se encargaron de tenerme entre algodones durante unas horas, a Ana García Lozano por facilitarme tanto la labor, y a todos mis compañeros de programa. Una raza especial que no sólo lo ha superado con valentía, sino que son capaces de contarlo con una sonrisa para cambiar la imagen del cáncer.

Ya os dejo. Mil gracias a todos por verme, por llenarme los oídos de cosas bonitas, por explotar ayer la página del blog leyendo mis aventuras, por suscribiros para seguir haciéndolo, por vuestros comentarios, consultas, dudas…

Como siempre, y hoy con mucho más detenimiento, os leo!!

Anuncios

Dos cositas

Estándar
Dos cositas

Pues eso, que hoy os voy a contar dos cositas.

La primera, un descubrimiento para todas las que estéis en mi condición de reconstruída, con dos perolas por lolas y una espalda atravesada por cicatrices.
Los sujetadores que tengo, especiales y fantásticos para el postoperatorio, últimamente me resultan incómodos.
Ya os he contado que estoy deseando que pase la operación y me quiten los expansores, y creo que es el motivo fundamental para sentirme tan molesta.
Pues bien, en una de mis múltiples visitas al Primark, a la caza de la oferta de las ofertas, he descubierto ésto:
image

Se conocen como “comfortisse bra”, no son muy sexys, parecen camisetas, pero son cómodos para aburrir.
Yo compré sólo uno para probar en fucsia, los hay en otros colores: negro, blanco, morado..y estoy feliz con el hallazgo.
Sobre todo por la espalda. Me da seguridad, siento las cicatrices protegidas, no se clava en ningún lado y es hiper barato: 4 euros.
Sólo tiene un inconveniente para las operadas: hay que ponérselo por la cabeza, por lo que el juego de brazos hacia arriba duele y tira, pero a mí me compensa, ya me contaréis.

Y la segunda cosita es el estado de la lista de espera.
image

10. Sólo 10. A este ritmo no me da tiempo a asistir a la gala de los 20blogs que es el jueves próximo.
Ya tengo todo listo, pijamas incluídos.

Por hoy es todo. Disfrutad del sol, que empieza a dejarse ver, y de aquello que os tenga enamorados.

Os leo!

Esperando

Estándar

image
Si tenéis la suerte de no haber pasado por quirófano en los últimos años, os enseño la información que la Comunidad de Madrid te ofrece con respecto a la operación. Con esos cálculos, mas o menos toca sueño reparador hacia el 8 de febrero. Que prontito, verdad?
Ya estoy corriendo otra vez al Primark© a por pijamas y zapatillas correpasillos, aunque se prevee un ingreso fugaz.

De nuevo el olor a alcohol, el mal rato en la sala de despertar, las despedidas, los sueros
y las vías. El dolor físico y la sonrisa emocional pensando en el verano y los escotes hasta el ombligo.

La pregunta del millón cuando sale el tema es si no tengo miedo al quirófano, y la respuesta es muy sencilla: pues claro que lo tengo, pero si he tenido que pasar para cosas tan malas, por qué no pasar para otras tan buenas.
Pensad que la primera vez me dormí pensando en una mastectomía radical para extirpar un tumor malo malísimo de cada lola. Consiguieron salvarlas para más tarde cortar de raiz casi toda mi femineidad, todo lo que físicamente me diferenciaba de ser un maromo: primero ovarios y, tres meses después, decía adiós a mis lolas.
Cómo no voy a estar deseando volver a dormir para abrir los ojos a unas prótesis que me devuelven parte de mi autoestima perdida? Tú también lo estarías, te lo aseguro.
Sobre todo, pensando que es el final de un proceso, el carpetazo definitivo a la etapa más complicada de mi vida. Feliz es poco!!!

Y por ahora poco más. Feliz fin de semana.

Os leo!!

Ayudas

Estándar

Día 3 del año nuevo. Hospital, vías, sueros y altas en el día de ayer. Al final Carlota estaba deshidratada y nos tuvimos que quedar a pasar la noche. Pero ayer ya volvía a ser ella, no al 100%, pero casi.

El virus pulula por la casa, y lo estamos pasando todos, hasta Zeta, pero en menor grado. Ojalá se me fueran los kilos de más por el baño, pero en mi caso ni por esas. Claro, que ni me importa ni hago nada por rebajarlos. Hace tiempo que decidí quererme con ellos, bastantes cosas me está negando la vida como para negarme yo misma la comida…con lo que disfruto! Mientras no afecten a mi salud, los embutiré en mi tanga-faja del Primark y tan pichi. Si lo pienso, soy un retoque de photoshop con patas. Cuando llego a casa empiezo a quitarme “ayudas” y vuelvo a la cruda realidad, pero esa es mía y de mi familia, pobres, jeje! Si me pillaran los del Cuore me pondrían fina a “args”, tendrían para un especial conmigo.

Os dejo por hoy, me voy a pasar una mañana de chicas. A ver si encuentro más “falsetes” que engañen a la vista.

Gracias por estar ahí.

Prótesis

Estándar

Ayer tuve consulta para revisar cómo va el líquido de mi lado derecho e, increiblemente, ha disminuído, no es considerable, yuhuuu! Por fin buenas noticias.

La verdad es que me tenía preocupada, sobre todo por el desconocimiento y el temor a que influyera en la reconstrucción.

Y le conté a la enfermera mi nuevo truco para evitar llevar las prótesis y no estar plana: un “sujetalolas” con mega-extra-super-relleno a 4 euros del Primark. Comparado con los aproximadamente 200 euros que cuesta cada prótesis, es el chollo de mi vida. Los hay de colorines, con los tirantes finos, no de abuelita, y dan el pego total. Incluso si los tocas, el tacto no es de vacío. Eso sí, los he cogido dos tallas más de lo que usaba, para evitar presión.

Si me lees y estás en mi caso, consúltalo con tu médico o enfermero, y, si te autorizan, no lo dudes.
Porque, aunque parezca mentira, una prótesis mamaria es un artículo de lujo subvencionado tan sólo por 120 euros por parte de la Seguridad Social, a pagar, si tienes suerte, en unos seis meses. Como te quitas las lolas por placer (ironía), pues te las dejo baratitas (ironía). Quién no tiene 400 euros a mano, tras una operación bastante traumática y pelín dolorosa, con el añadido de encontrarte de baja laboral y cobrar el 75% de tu sueldo? (ironía tras ironía).

Por eso, desde aquí, hago un llamamiento a todas las asociaciones relacionadas con el cáncer de mama y a todas las pacientes mastectomizadas que ya se hayan reconstruído: se necesitan prótesis mamarias en préstamo. En la Aecc las prestan pero sólo si tienen en stock, y eso, en un caso bilateral como el mío, es una utopía.

Ya os dejo por hoy. Disfrutad mucho de vuestras cenas navideñas de trabajo o con amigos, yo este año no he tenido fuerzas, pero mi pensamiento estará mañana con mis amigos invisibles 😉