Archivo de la etiqueta: puntos

Seroma

Estándar

Os creíais que habíamos terminado con los términos médicos, a que sí?? Que poquito me conocéis. Yo es pasar por quirófano y aumentar mi vocabulario en tres o cuatro palabras mínimo, y conmigo, vosotros, que soy muy generosa y me gusta teneros informados.

El viernes tuve revisión con mi cirujano plástico favorito. Iba con un poco de miedo, porque la cicatriz del lado izquierdo me dolía a rabiar, no podía ni rozarme. Punzante, hiriente, atroz….todo lo dolorosamente poético que se os ocurra sirve para describir cómo me dolía la cicatriz. Y eso me llevaba a temerme lo peor, una infección en toda regla.

Pues no, yo no soy tan previsible…he creado un SEROMA. Me parto con la parte en la que dice “Son complicaciones menores pero frecuentes en mastectomías, corrección de hernias y en general procedimientos de cirugía plástica“. Pero señores de la wikipedia, en quién se inspiran ustedes para sus definiciones?? Me tengo que preocupar?? Tienen cámaras en mis consultas médicas?? Pleno absoluto.

Seroma

Y así pasan los días, pegando grititos cada vez que me despierto apoyada en el lado izquierdo, algo muy habitual en mí, cada vez que el sujetador se mueve y clava la goma justo en el centro del navajazo, o cada vez que la pequeña de la casa, con ese arte que la caracteriza, me roba la burbuja de protección y me codea con toda su energía para luego asustarse ante el grito de mami…pobre, en que momento de su corta vida podrá entender que mamá es un saco de achaques que no puede jugar con ella como le gustaría ;-(

Penurias aparte, por lo demás todo prosigue como debe. El hueco que ha dejado la vesícula va doliendo un poco menos, aunque todavía me molesta mucho si estoy sentada más de la cuenta, y el área que rodea al ombligo sigue siendo sensible al tacto, el miércoles toca revisión anual de radioterapia, y ya estoy cruzando dedos porque toca analítica para la revisión de oncología y vais sabiendo lo que eso me tensa.

Hoy no me quiero despedir de vosotros sin pediros que sopléis buen rollo, energía positiva, rezos a Alá, Buda, Jesús o María y mucha fuerza, a una valiente que ha retomado su lucha con uñas y dientes, pelucas y lágrimas, pero rodeada de mil y un guerreros que no van a dejar flanco sin defender, entre los que me incluyo. Mucha fuerza, hermanita. Nada ni nadie puede con la mala yerba, y ya sabes que tenemos al mejor médico del mundo sentado en un sofá de nubes soplando medicina de la buena. Una más, pero también una menos.

Feliz comienzo de mes. Os leo!!

———————————————————————————————————————————————————–

Did you believed yourself that we had ended with the medical terms, to which yes?? That small you know me. I it is to happen for an operating room and my vocabulary increases in three or four words minimum, and with me, you, that I am very generous and I you like to have informed.

On Friday I had review with my plastic favorite surgeon. It was going with little fear, because the scar of the left side was hurting myself to being furious, could not rub me. Sharp, cutting, atrocious …. everything painfully poetical that happens to you serves to describe how the scar was hurting myself. And it was leading me to being afraid of the worse thing, a real infection. So not, I am not so predictable … I have created a SEROMA. I split with the part in the one that says ” They Are minor but frequent complications in mastectomías, correction of hernias and in general procedures of plastic surgery “. But masters of the wikipedia, by whom do you inspire for his definitions?? Have I to worry?? Have they chambers in my medical consultations?? Absolute plenary session.

Seroma And this way the days happen, sticking grititos whenever awake me rested on the left side, something very habitual in me, whenever the clamper moves itself and fixes the rubber rightly in the center of the slash, or whenever the small one of the house, with this art that characterizes her, steals the protection bubble from me and he elbows me with all his energy then to scare before the shout of mami …… Poor baby, in which moment of his felling life will be able to understand that mom is a sack of ailments that cannot play with her like him would please; – (

Penuries to part, for the rest everything continues as debit. The hollow that has left the bladder is hurting a bit less, though still I cannot stand very much if I am sat too much, and the area that makes a detour to the navel continues being sensitive to the tact, on Wednesday it touches annual review of radiotherapy, and already I am crossing fingers because it touches analytical for the review of oncology and vais knowing what it tightens me.

Today I do not want to say goodbye of you without asking you to blow of good roll, positive energy, prayers to Allah, Buda, Jesus or Maria and a lot of force, to the brave one that has taken again his fight with nails and teeth, wigs and tears, but surrounded with thousand and one warriors who are not going to leave flank without defending, between that I include myself. A lot of force, sister. Neither nothing nor nobody can with the bad herb, and already you know that we have the best doctor of the world sat in a sofa of clouds blowing of medicine of the good one. One more, but also one less.

Happy beginning of month. I read you!!

Anuncios

Trabajando ando.

Estándar
Trabajando ando.

Os escribo desde mi pausa mañanera para el café con el cartel de “vuelva usted mañana” puesto en mi mesa 😉

Tras una mañana sin pausa a nivel laboral, poníendome al día de novedades, cotilleos, horarios, turnos, proyectos y demás, hoy ya empiezo a tener ratitos de control.

La verdad es que ante la insistente pregunta de ¿que tal la vuelta?, mi respuesta ha sido, es y va a ser la misma: genial. Me he reafirmado en lo que pensaba: necesitaba volver a mi parcelita laboral para ser Estefanía al 100%. Vale que todavía queda algún repunte médico, vale que no cumpliré con todas mis jornadas por completar jornadas en las salas de espera, vale que sufriré los nervios pre-revisión de la misma manera, pero mi vida vuelve a ser la de antes del 19 de junio del 2007.

He vuelto más gordita, con más pecho, llena de cicatrices, con el pelo canosillo y ando un pelín perdida en mis respuestas, sin algún órgano y con más arrugas, pero he vuelto. Y ahí pongo el punto y seguido.

Espero volver a recuperar mi soltura ante el auricular y los pasillos lo antes posible, pero al ritmo que ahora me pide la vida, mucho más pausado.

Mis compis que estén leyendo ésto estarán revolcándose de las carcajadas. Pausado, jeje.

Cambiando de tema, mis lolas bien, aunque mis pezones, sobre todo el derecho, están dejando asomar un par de hilos blancos algo sospechosos  y desagradables a la vista, todo hay que decirlo. La semana que viene tengo consulta de radiología, por lo que voy a esperar a su diagnóstico, que tampoco me molestan como para ir corriendo al hospital.

Os dejo, que se me pasan los 30 minutos y habrá ciudadanos deseando hablar conmigo (como veréis, mi autoestima anda bien, gracias).

Os leo!!

Olor a esparadrapo

Estándar

Por fin ha llegado mi cita con el cirujano plástico. Viernes 15 de marzo. 11:15 h.

Antes, a las 8, con la fresca, he revivido malos momentos. Mi centro de salud anda saturado y la analítica previa a la revisión de onco la he tenido que hacer en el hospital de día. Espero que no lo conozcáis. Es una sala dentro del propio Hospital donde te pinchan la quimio, te hacen las analíticas durante los tratamientos, limpian reservorios, ponen vías…

Ese olor a esparadrapo que aún hoy consigue revolverme el estómago. Las caras de los demás enfermos. Las máquinas de la quimio. Esos sillones en los que he acortado mi vida para alargar la salud.

Lo he compensado con uno de esos desayunos de hospital que me gustan, sin prisas, con olor a café y tostadas.

Y de ahí carretera y manta hacia el Clínico.
Consulta muy breve. Halagos al resultado y a la recuperación.
Yo iba dispuesta a pasar el mal rato de quitar puntos, pero para mi sorpresa no ha sido hoy. Será la próxima semana.

Pero por fin he vuelto a coger el coche. Esa libertad necesaria para no tener que depender de nadie.
Y puedo empezar a hacer vida normal, lo que se traduce en recuperar a mi pequeñita. Aunque, todo hay que decirlo, la criatura no quiere volver. Se quiere quedar a vivir con la tía. Cría cuervos…

Por hoy fin. Feliz puente a los que lo tenemos, y pensad los que no que las vacaciones ya están a la vuelta de la esquina.

Os leo!!

Presentaciones

Estándar

20120826-130736.jpg
Os presento mi nuevo escote. 600cc de puro suero salino repartido en sendos expansores de 300cc cada uno.

Lo se, la foto no es demasiado buena, pero hacerla en casa es lo que tiene.

Voy muy bien, tengo la movilidad de los brazos casi intacta, sólo noto su falta al pasar los brazos bajo el culete, pero esa no es una postura necesaria, la verdad.

Las noches son pesadas hasta que encuentro la postura. Tengo la herida de dos ex-puntos que costó arrancar, y los días posteriores al relleno se tensa y molesta, pero por lo demás se podría decir que casi casi empiezo a enfilar el camino de la normalidad.

Todavía ando un poco a “lo Robocop”, con los brazos arqueados cual depilada con axilas irritadas, pero nada comparado con los primeros días. Si vuelvo la vista atrás, recuerdo sobre todo las visitas al baño. Ni os imagináis lo que supone bajarte el pantalón con un tirón implacable en cada pecho, en cada drenaje, en cada costura de cada cicatriz.

Mañana hace un mes, y al haber pasado 17 días ingresada, se ha pasado bastante rápido. Ya voy por la mitad del proceso. Tras el relleno completo de expansores, de dos a tres meses de descanso para dejar que la piel termine de expandir, y vuelta a quirófano para instalar las prótesis definitivas.

Pero no me gusta adelantarme a los acontecimientos. Si os parece, lo iremos viviendo pasito a paso.

Feliz vuelta al mundo real para todos aquellos que finalizan sus vacaciones. Aquí os estábamos esperando.

Os leo!

Aviones

Estándar

Aviones. Tan colocaditos, uno al lado del otro. Despegando estará el que hoy me importa, llevando a mi sirena, emocionada y tan feliz, a su primer campamento. El sofocón me lo ha calmado un poco un cafetito y una muffin, pero el miedo que estoy sintiendo al darme cuenta que se me hace mayor, ni con café lo tapo.

La pequeña me relajó por completo la tarde de ayer. Cuánta risa, cuánto abrazo, cuántos besos…cuánto la echo de menos.

Dejando lo emocional y dando paso a lo físico, os contaré que ayer tuve consulta por primera vez tras el alta.

Primer paso: espalda
He acumulado líquido, algo relativamente normal, por lo que empezamos por extraerlo y quitar los pocos puntos que tenía. La extracción, por si alguien duda, no duele, a no ser que los pinchazos te mareen, que a mucha gente le pasa. Los puntos molestan, sobre todo alguno ya muy pegado a la piel.
Segundo paso: lolas
Fuera puntos, y relleno con suero de 60cc en cada uno. Sumado a los 160 con los que salí de quirófano, ya tengo unas lolas de 210 cc. Entre la hinchazón y lo tiesas que están, no exagero si os digo que tengo más que antes. O, mejor dicho, vuelvo a tener el pecho del primer embarazo, incluída la molestia por la tensión.
El jueves que viene vuelta a consulta.

Bueno, pues os dejo, no sin antes hacer dos pequeños apuntes.

El primero, felicitar a alguien muy especial que hoy cumple años. En concreto, este va a ser el primer año de su nueva vida. Y todos sabemos que el primer año es duro, así que hay que mandarle mucha fuerza.

Y el segundo para los observadores. Es verdad, tendría que haber escrito ayer, pero fui madre a jornada completa, y las emociones y las maletas dieron paso al sueño antes de lo previsto. Lo siento.

Feliz fin de semana. Os leo!

Rechazo

Estándar

Hoy tocaba consulta con enfermería para revisar cómo van esas cicatrices. Y llevo un par de días viendo una especie de costra azul, sobre todo en el lado izquierdo. Pues bien, he salido de dudas, no es costra, son los puntos internos, que parece ser, mi cuerpo está rechazando. Raro, raro, raro… Me han quitado tres, dos del lado izquierdo y uno del derecho, y pinta que me van a ir saliendo más.
Por lo demás, va todo bastante bien. El líquido no parece que vaya en aumento, tengo un estanque, dentro de poco crio ranas, ya veréis.
El lado izquierdo es el peor, y curiosamente la cicatriz que más puntos quiere expulsar. Me tira exageradamente, incluso el dolor va hacia la espalda, y me presiona tanto que a veces parece que me va a dejar sin respiración, pero debe ser lo normal, ha sido donde más han limpiado, y ya llevaba bastante acumulado: un tumor muy grande encapsulado, mas dos biopsias. Resentido podriamos decir que está. Si mi pectoral izquierdo hablara, me insultaría seguro!
Y poco más os cuento hoy.
Como siempre, muchas gracias a los que me facilitan que pueda venir tranquila a consulta porque se quedan con mi peque, qué haría yo sin tanta madre postiza!!

Cicatrices

Estándar

Seguimos volviendo la vista atrás, y llegamos al momento de la operación.
Cuando te diagnostican un cáncer, depende del criterio, primero te operan y luego llega el tratamiento, o al revés. En mi caso, los médicos decidieron operar primero, porque el tumor de la mama derecha era muy pequeñito, y si me daban antes la quimio iba a desaparecer, y eso no lo querían.
El preoperatorio en este caso es algo especial. Además de las pruebas normales, electro, placa y analítica, te hacen una resonancia o un tac, y una gammagrafía, una prueba nuclear para ver si hay actividad tumoral en alguna otra parte del cuerpo. Es muy curioso, te aíslan en una sala de dos a cuatro horas, te hacen la prueba, que es como una radiografía, y ya está…pero no puedes acercarte a niños durante las siguientes cuatro horas. Y yo había quedado para ir a la Warner con unos amigos, vaya plan! Calculando horas al final nos fuimos, aunque no me acerqué mucho a los enanos por si acaso.
Y el 10 de julio, a las tres de la tarde, quirófano. Ingreso a las 10, me bajan a ponerme un arpón en el tumor derecho para localizarlo, en la espera me hago amiga de una viejecita encantadora y su nieta, que luego vendrían de visita, pastillita para calmar nervios, y despedidas. Esas despedidas de verdad, porque sabes que existe la posibilidad de no volver. Recuerdo los ojos de Jaime, el intento de seguir bromeando hasta el final, y Domingo entrando en la habitación para irnos. Reconozco que soy muy afortunada, no es lo mismo entrar a quirófano con desconocidos que con alguien de confianza que te va contando en cada instante lo que están haciendo, lo que vas a sentir. Y esa vuelta a la esquina, cuando ya no te ven, y rompes a llorar. Tantas cosas por decir, tantos miedos que no has querido mostrar allí delante de todos.
Y a soñar pensando en el último viaje a Cádiz, en Roche, comiendo con ellos y viendo el mar a la espalda.
Siete horas de quirófano que yo pasé en Cádiz y que algunos recuerdan como las más intensas y duras de su vida.
Basta por hoy. Dad la bienvenida al otoño aprovechando el sol.