Archivo de la etiqueta: silicona

Como niña con pezones nuevos

Estándar
Como niña con pezones nuevos

AVISO: ESTE POST CONTIENE IMÁGENES DE LOLAS, PECHOTES, TETAS O COMO QUIERAN LLAMARLO.

Me merecía un descanso, ya me anticipo a la regañina que he venido recibiendo en los últimos tiempos. Para nada he dejado el blog, para nada he dejado de contar (o de vivir), para nada me he cansado de vuestras dudas, propuestas y crudas realidades. Simplemente, necesitaba parar, centrarme en preparar el futuro que me encantaría tener y descansar después de tanta tensión.

Y dicho y hecho. Un 9 de noviembre, fecha negra en mi calendario, yo, Estefanía, como autora de Adiós Lolas Adiós, pongo a WordPress por testigo que ya no haré tanta pausa entre post y post.

Bueno, doy por aceptada mi disculpa y vamos corriendo al tema de hoy, que estaba deseando contároslo.

Hace poco, los que me seguís en Facebook pudísteis ver un artículo que compartí, publicado por la revista Rose, sobre unos pezones de silicona hiperrealistas para mastectomizadas, o, como en mi caso, reconstruídas, pero con muy poca protuberancia “pezonil” y, después de casi dos años, sin tonalidad en la aureola micropigmentada.

ARTÍCULO REVISTA ROSE

Y como me encanta la gente que trabaja pensando en mejorar nuestra imagen antes, durante y tras el tratamiento, me ofrecí a probarlos para poderos contar en primera persona mi experiencia.

Gráficamente, éste es el resultado:

ANTES

DESPUÉS

A-SOM-BRO-SO.

Vale que la reconstrucción que me hicieron está, para mí, perfecta, pero el pezón consigue devolverme la sensación de tener MI pecho pre-quirófanos, no sabría muy bien cómo explicarlo.

Archivo_000

Fijáos en el relieve, el color, la textura, cómo se adhiere a la piel sin parecer postizo.

Archivo_001Hacía mucho que no veía esta forma desde mis propios ojos. Os parecerá algo trivial, pero os aseguro que es un subidón de autoestima brutal, hacía tiempo que no me paseaba “en tetas” por la casa con tanta alegría (y ya os digo que suelo ir en tetas bastante a menudo).

La peque (5 años) sólo miraba y miraba, como hipnotizada, pero no terminaba de decirme nada. Al preguntar, sólo me dijo: – Mamá, que TETAS (así, en mayúsculas y con las manos como amasando hogazas de pan), jaaajajaja. Esa es la sensación: yo sí se lo que cambia, desde fuera no saben lo que ha pasado, pero sí que algo ha cambiado.

Se pueden simplemente adherir superficialmente para, por ejemplo, marcar con un sujetador deportivo, o una camisa de raso, o, simplemente, sentirte sexy bajo el sujetador. Y si quieres llevarlos 24 horas o más sin ningún problema, incluso bajo la ducha (yo no digo nada, ejem ejem), existe un adhesivo que, dependiendo de tu tipo de piel, de tu sudor…., puede hacer que esté pegado cuatro o cinco semanas. Vamos, que, si tu piel lo permite, te vas de vacaciones este verano marcando más luz que un faro.

Yo los he llevado durante 5 días y la experiencia no ha podido ser mejor. Ni te enteras al ponértelos, ni te enteras al quitarlos, y, lo fundamental, ni te enteras llevándolos. No me han molestado, ni me han causado ningún tipo de problema en la piel, tan sólo sonrisillas cada vez que recordaba que los llevaba puestos, y un automático auto-toqueteo 😉

Las autoras de este subidón son las propietarias de FREE STYLE. En concreto, yo traté con Berta. Especialistas en la caída del cabello por el motivo que sea: postizos, extensiones, pelucas, cejas y pestañas….y ahora, además, prótesis de pezón. En su web TRU-SKIN podréis ver los distintos modelos, adhesivos y material necesario para mantenerlos en perfecto estado.

free style
C/ Andrés Mellado 24
28015 – Madrid
http://www.free-style.es
T. 91 082 05 66 – 633 810 340

De precios no hablamos, que eso no es cosa mía. Para ello aquí tenéis la web y la dirección y teléfonos de contacto.

No dudéis en preguntarles cualquier duda, son perfeccionistas, extremadamente profesionales y no sólo amables. Son dulces, empáticas y, algo que yo en concreto agradezco infinito, tiene muchas inquietudes con la mejora de la calidad de vida tras el cáncer.

Y por hoy os dejo, que ésta es la consecuencia de estar tanto tiempo callada, empezar y no poder parar.

Hace cuatro años el cielo lloraba conmigo al despedir a mi padre, y este año brilla el sol porque sonríe, orgulloso de sus ocho mujeres, capaces de levantar el vuelo y sonreir al recordarle.

Os leo!!

Me pica. Me pica. Me picaaaaaaa

Estándar

Si habéis leído el título de este post elevando la entonación hasta casi un grito al final lo habéis hecho perfecto.

Soy una electrobailarina con espasmos a eso de la media tarde. Ni os imagináis el picor inhumano que empieza a recorrer mi axila, coge mi sililola derecha, y continúa algo más de media hora sin parar.

Van ya dos tardes así. Y mas o menos a la misma hora.

Como buena estudiante de ciencias, he analizado todas las variantes: tipo de ropa, tipo de sujetalolas, actividades previas…y nada que ver un día con otro.

También es cierto que este año mi alergia no ha tenido compasión y está atacando con todas sus fuerzas, pero imagino que nada tendrá que ver con el picor. O sí. Por favor, por favor, que me llamen pronto para operarme y poder ver a mi cirujano y preguntarle.

Si recapacitamos, tan sólo hace tres meses mañana del último quirófano. Las cicatrices interiores todavía estarán fresquitas y quizá sellando, por intentar buscar consuelo al mal rato. Es ponerme a hablar de ello y tener la sensación del picor de nuevo.

Por lo demás, semana tranquila tras unos días sin parar entre competiciones de sincro y fiestas. Mi pre-púber ha sido la auténtica protagonista de los últimos días.

La sincro mal. Medalla segura y robo de dos puntos que convirtieron la piscina en un valle de lágrimas. Con lo bien que lo hicieron!! La vuelta a casa fue un intento de racionalización que parece que calmó ánimos.

Y las fiestas una tortura. Madre y bebé dando vueltas, vigilando de lejos a pre-púber y amigos/as que montaban y montaban en todas las atracciones. Con un frío que pelaba, que todo hay que decirlo. Veranodosmiltrece, dónde narices estás??

Y ya por hoy os dejo agradeciendo de nuevo a todos que sigáis prestando tanta atención a mis avatares médicos.

Os leo!!

 

5 de marzo

Estándar

Efectivamente, lo habéis adivinado.
Día S(de silicona), hora D(07:30 a.m.).

Curiosamente, esta vez primero pusieron la fecha en la web, y al día siguiente la llamada de rigor. Llamada que hoy ya no tenía emoción, tan solo por confirmar la hora.

Y efectivamente, ahí están mis nervios haciendo de las suyas. Corre que te corre en el Ahorramás preguntando por un baño. Yo y mis nervios.

Aparentemente, en este cuerpecito de redonda bonachona no corre sangre nerviosa. Pero es mentira, como la leyenda urbana de los gorditos bonachones.
Lo que pasa es que disimulo mucho, cual soldado en su trinchera. Me he acostumbrado tanto a poner buena cara ante la adversidad, que hasta yo misma he creído que estaba tranquila. Error!!
De golpe y porrazo (expresión muy talaverana) me ha entrado la neura. Ese miedo insano a la anestesia, a las despedidas, al despertar. Más de lo mismo, como en el día de la marmota.

Ahora viene la vena positiva. Con la protección de mi ocupante favorito del sofá de nubes, ésta va a ser la última, la que remata, la que cierra, el último capítulo.
5 quirófanos, 6 con éste en 5 años, sin contar el paritorio son demasiados incluso para mí. La Seguridad Social y yo hemos tocado techo. Y el karma también.

El martes comienza mi nueva etapa de mujer superviviente y sana, reconstruída por dentro y por fuera. Mi etapa de hablar en pasado durante todo mi futuro.

Ea, ea, ya pasó. Abrigaos mucho, que mirad el frío que hace
image

Os leo!