Archivo de la etiqueta: dolor

Cuando duele todo

Estándar
Cuando duele todo

Cayó en mis manos (digitales), hace un par de días, una encuesta sobre el dolor (físico, el otro sigo tratándolo, jeje). Casualmente, llevo una semanita fina en ese campo, escuchando a mi enfermera jefe quejándose de sus articulaciones, mis niñas y sus rodillas sufriendo por crecer tan deprisa, y mi espalda y mi pecho recordándome que llevaban calladitos mucho tiempo.

Pregunta tras pregunta iba descubriendo que tengo un dolor crónico. Mi pecho, aunque ya no le hago demasiado caso, jamás ha dejado de dolerme desde el primer quirófano. Y no hablo de lolas, sino de pecho como estructura ósea. Ellas me pican a rabiar alguna que otra vez, pero el dolor viene de mucho más atrás, de dentro, unos pinchazos que nunca he conseguido mitigar con nada, y han conseguido que verme agarrándome las lolas, o presionar la axila mientras conduzco, sea un gesto muy habitual en mí. Algo raro, lo se, pero habitual.

Y eso sin contar con mi neuroma y su familia cercana, de la que me acuerdo muy a menudo. Ya no se que postura coger para olvidarme de él, no me puede dar más rabia no poder cargar con mi rubia cuando empieza a roncar en mi cama y pretendo llevarle a la suya, no soporto el mal humor que me convierte en una olla a punto de terminar un buen arroz.

Convivir con el dolor es duro, desagradable, pero no te queda más remedio que empadronarlo en casa y paliarlo con medicación. Así he conocido los tratamientos “de rescate”, esos que guardas en un cajón para cuando ya no puedes más. Nos hemos acostumbrado a contestar NO cuando nos preguntan si nos duele algo, porque lo llevamos tan asumido que no recordamos la vida sin ese pinchazo, pero cuando la bestia despierta…ay cuando despierta!! Cómo nos acordamos de todas las veces que lo hemos negado :-(.

Mi moraleja de hoy es que si alguna vez sientes dolor intenso, corre a tu médico de cabecera y describe con pelos y señales cómo es, cada cuánto te molesta, dónde se localiza y su intensidad. Siempre hay algún paliativo que te ayudará a llevarlo mejor. Así evitarás convertirte en un trapillo sobre el sofá o en el monstruo más temido.

descarga-1

Y si encuentras una medicación de rescate para el “otro” dolor, por favor, dame una receta ;-).

Os leo!!

Anuncios

Electromiograma

Estándar

Buenos días!

Lo primero de todo, si estáis suscritos, habréis visto un post “reblogueado” esta misma mañana. A partir de ahora, si buceando por la red veo algún “pececillo” que me parece interesante, lo compartiré con vosotros. Os agradecería infinito si, en algún momento, os disgusta la idea, que seáis muy sinceros. No siempre las ideas que me pasan por la cabeza son acertadas (aunque a veces me cueste reconocerlo, ejem ejem).

Hoy os quería contar mi última peripecia médica. Una prueba que jamás me había tocado, ni a nadie cercano, por lo que el miedo a lo desconocido se plantó en mi armario un par de días antes.

En qué consiste os lo cuentan aquí, MedlinePlus, y me encanta la definición, me parece perfecta:

Es un examen que verifica la salud de los músculos y los nervios que controlan los músculos

Empecemos por el principio.

Llevo un tiempo despertando en la noche con fuertes dolores en los brazos. No os puedo describir cómo son, porque abarcan desde el hombro hasta los dedos. Pesan mucho, me machacan, y, para colmo, se me adormecen los dedos, sobre todo al mantener la misma postura unos minutos. Fuerza ya hace años que perdí, desde la linfadenectomía, por lo que no había asociado mi flojera a este dolor en concreto.

Con esta sintomatología, acudí, como una niña buena, a mi doctora de cabecera. Ella me habló del síndrome del túnel carpiano, donde el nervio mediano, situado en la muñeca, del que depende la movilidad y sensibilidad de la mano, puede verse afectado.

tunel carpiano

Algunas de las causas posibles son:

Bueno, hay algunas que he leído con los ojos tapados, no quiero ni pensarlo. Me quedo con la obesidad, la artritis o, la más apropiada para mí, el alcoholismo…..ups, que error más tonto ;-). Bromas aparte, asociado a la menopausia me lo creo más. Tengo que comentarlo con mi blog-amiga Paula, de Nodramapausia, a ver si ella, referencia imprescindible en el mundo de las menopausicas jovenzuelas, había oído hablar del tema.

El médico que me hizo ayer la prueba me confirmó lo que había oído anteriormente: el teclado del ordenador y el uso del ratón también puede afectar, y mucho. Son 20 años tecleando, y, evidentemente, ha pasado factura.

La prueba, para explicarlo mejor, os lo copio-pego para que os sea más sencillo.

————————————————————————————————————————

Forma en que se realiza el examen

El médico introducirá un electrodo de aguja muy delgado a través de la piel dentro del músculo. El electrodo en la aguja detecta la actividad eléctrica liberada por los músculos. Esta actividad aparece en un monitor cercano y se puede escuchar a través de un parlante.

Después de la colocación de los electrodos, a usted le pueden solicitar que contraiga el músculo, por ejemplo, doblando el brazo. La actividad eléctrica observada en el monitor suministra información sobre la capacidad del músculo para responder cuando se estimulan los nervios que van a dichos músculos.

Casi siempre se lleva a cabo un examen de la velocidad de conducción nerviosa durante la misma consulta para una electromiografía.

Preparación para el examen

Generalmente, no se requiere preparación especial. Evite el uso de cualquier crema o loción el día del examen.

La temperatura corporal puede afectar los resultados de este examen. Si hace mucho frío afuera, espere en un cuarto tibio por un rato antes de que se lleve a cabo el examen.

Antes de hacer el examen, coméntele a la persona que lo esté realizando si usted está tomando anticoagulantes.
 

Lo que se siente durante el examen

Se puede sentir algo de dolor o molestia cuando se introducen las agujas, pero la mayoría de las personas son capaces de completar el examen sin problema.

Posteriormente, el músculo puede estar sensible o con hematomas por unos cuantos días.

electromiograma

Efectivamente, duele. A mí, en concreto, mucho. De hecho, mis manos empezaron a sudar sin control del mal rato que estaba pasando. Eso no quiere decir que si te mandan esta prueba a tí te vaya a doler, ya sabes que cada uno tenemos un umbral de dolor más o menos bajo, y yo seré muy fuerte para los post-operatorios, pero no se gestionar el dolor. Si, amigos, la perfección no existe…vaya, tengo el humor on fire esta mañana 😉

Cada descarga me movilizaba la mano sin control. Era un dolor punzante, algo parecido a un latigazo, una picadura de abeja, yo que se!!! Primero en la muñeca, luego en el pliegue del codo, en el antebrazo, el peor. Eso sí, en honor a la verdad, en el momento en que el botón rojo era pulsado para parar las descargas, el dolor remitía en el acto, y hoy tengo una molestia débil en la muñeca derecha sobre todo, imagino que porque estuvo trabajando mucho más tiempo en ese lado.

Muy amablemente, el doctor me comentó que tengo un “campo” en la zona de las muñecas. Tengo consulta con la doctora de cabecera en los próximos días, y será ella la que me explique detalladamente lo que tengo (si lo hay) y cómo actuar, os lo contaré.

Como soy pidona por naturaleza, dejadme algo de buen rollo por ahí tirado, que ya lo iré recogiendo. Mañana toca revisión semestral y ya sabéis, necesito energía positiva a borbotones.

Como siempre, gracias de nuevo por estar al otro lado.

Os leo!!

————————————————–Now in english——————————————-

Good days!

The first thing of everything, if you are signed, you will have seen a post “reblogued” on the same morning. From now, if diving for the network I see some “small fish” that seems to me to be interesting, I will share it with you. He would be grateful to you immensely if, in some moment, you are upset with the idea, that you are very sincere. Not always the ideas that happen to me for the head are succeeded (though sometimes it is difficult to me to recognize it, ejem ejem).

Today it wanted to tell you my last medical incident. A test that nobody had touched, not nearby, for what the fear of the unknown thing reached my cupboard a couple of days before ever.

They tell it to what it consists you here, MedlinePlus, and I am charmed with the definition, seem to myself to be perfect:

Electromyography (EMG) is a test that checks the health of the muscles and the nerves that control the muscles.

Let’s begin for the beginning. I go a time waking up in the night with strong pains in the arms. I cannot describe my how they are, because they include from the shoulder up to the fingers. They weigh very much, crush me, and, for limit, me the fingers are lulled, especially on having supported the same position a few minutes. It forces already for years I lost, from the linfadenectomía, for what it had not associated my weakness with this pain in concretly.

With this symptomatology, I came, as a good girl, to my doctor of head-board. She spoke to me about the syndrome of the tunnel carpiano, where the medium nerve, placed in the wrist, on which there depends the mobility and sensibility of the hand, can turn affected.

Some of the possible reasons are:

  • Alcoholism
  • You Fracture of bones and arthritis of the wrist
  • Cyst or tumor that grows in the wrist
  • Infections
  • Obesity
  • If his body preserves liquids extra during the pregnancy or the menopause
  • Arthritis reumatoidea

Well, there are some of them that I have read with the covered eyes, I do not want to think it. I remain with the obesity, the arthritis or, most adapted for me, the alcoholism ….. ups, that sillier mistake;-). Jokes apart, associated with the menopause I believe myself it more. I have to comment on it with my blog – friend Paula, of Nodramapausia, to see if she, indispensable reference in the world of the youngsters menopausiers, had heard speaking about the topic.

The doctor who made to me yesterday me the test confirmed what had heard previously: the keyboard of the computer and the use of the mouse also can concern, and much.

They are 20 years being bad, and, evidently, invoice has happened.

The test, to explain it better, I you copy it stick in order that it you is simpler.

Forms in that the examination is realized

The doctor will introduce a very thin electrode of needle across the skin inside the muscle. The electrode in the needle detects the electrical activity liberated by the muscles. This activity appears in a nearby monitor and it is possible to listen across a speaker. After the placement of the electrodes, they can request you that it contracts the muscle, for example, doubling the arm.

The electrical activity observed in the monitor supplies information about the capacity of the muscle to answer when there are stimulated the nerves that go to the above mentioned muscles. Almost always there is carried out an examination of the speed of nervous conduction during the same consultation for an electromiografía.

Preparation for the examination

Generally, does not ask special preparation from itself. Avoid the use of any cream or lotion the day of the examination. The corporal temperature can affect the results of this examination. If it is very cold out, wait in a lukewarm quarter for awhile before the examination is carried out. Before doing the examination, comment to him on the person who should realize it if you are taking anticoagulants.

What one feels during the examination

Can feel something of pain or inconvenience when the needles interfere, but the majority of the persons are capable of completing the examination without problem. Later, the muscle can be sensitive or with bruises a few days.

Really, it hurts. To me, in concrete, great. In fact, my hands started sweating without control of the evil moment that was happening. It it does not want to say that if they order this test you it should be going to hurt you, already you know that each one we have a threshold of more or less low pain, and I will be very strong for the postoperatory ones, but the pain not to be managed. If, friends, the perfection does not exist … go, I have the humor on fire this morning;-)

Every unload was mobilizing the hand without control. It was a sharp pain, something similarly to a lash, a sting bee, I that!!

First in the wrist, then in the fold of the elbow, in the forearm, the worst. It yes, in honor to the truth, in the moment in which the red button was touched to stop the unloads, the pain was sending forthwith, and today I have a weak inconvenience in the right wrist especially, imagine that because it was employed very much more time at this side.

Very nicely, the doctor commented to me that I have a “field” in the zone of the wrists. I have consultation with the doctor of head-board in the next days, and it will be she the one that explains to me detailed what I have (if it is) and how to act, I will tell it to you.

Since I am a “pidona” for nature, leave something me of good roll thereabouts thrown, that already I will be gathering. Tomorrow it touches half-yearly review and already you know, I need positive energy fiercely.

Since always, thank you again for being to another side.

I read you!!

VIII Congreso Gepac

Estándar

CONGRESO

He tenido un fin de semana de esos que te dejan resacosa para el resto de los días sin haber probado una gota de alcohol.

Esos fines de semana que te dejan mil recuerdos para visualizar cada mil bostezos,  que te saben a poco aún teniendo tanto que hacer, lleno de sonrisas, risas, carcajadas, abrazos, reencuentros y nuevas amistades, sabiduría, conocimiento, ilusión, buen hacer, profesionales y voluntarios, equipos y cooperación. Esos fines de semana que duran varias semanas más, de los que hablas y hablas y siempre te queda algo por contar.

Y diréis: -“¿Pero dónde ha estado esta chica?”

Muy fácil: de Congreso

Algunos tendréis los congresos como parte de vuestra vida laboral y sabréis de lo que hablo. Pero para mí ha sido una aventura nueva, desconocida, y confieso que me ha gustado, me he movido como pez en el agua.

Ha sido el VIII Congreso Gepac, “el lugar donde todas las piezas encajan”. Punto de encuentro entre profesionales de la medicina, periodistas, empresa farmacéutica, investigadores, asociaciones de pacientes, familiares, amigos y, sobre todo, supervivientes.

Se ha hablado de nutrición, memoria, recursos, colon, hodgkin, mieloma, emociones, tiroides, sarcomas, cabeza, cuello, hígado, síndromes, crónicos, ginecología, supervivientes, mundo laboral, psicología, bienestar, reacciones, infancia, internet, efectos secundarios, familia, dolor, fertilidad, médula, linfedema, sexualidad, vejiga, paliativos, duelo, pérdida, páncreas, renal, adolescencia, imagen personal, maquillaje, mama, futuro, mayores, pulmón, próstata, metástasis, leucemia, miedo, pareja, hábitos de vida, piel, incapacidad, esófago, estómago, raros, tumores, cerebro….cáncer.

Una “okupación” espectacular del Círculo de Bellas Artes, que durante tres días se ha teñido de morado, el color del superviviente, el color de los voluntarios. Y ahí es donde yo, junto con otros ciento y pico, entro en juego.

Voluntariado en su definición más amplia: he hecho casi casi de todo. He sido secretaria, presentadora, organizadora de eventos, azafata, vendedora, ayudante de fotografía, coordinadora, feliz…

Es muy difícil expresaros la sensación del buen hacer, el orgullo de ver sonreir a un interlocutor que está perdido, asustado, y que no puede creerse que tú hayas pasado por lo mismo. El hombro donde llorar a toro pasado, animando, cogiendo del brazo y dando alas. Porque fundamentalmente eso es lo que he hecho: dar y, sobre todo, recibir alas. Tanto alrededor de la dichosa palabra maldita, y un sólo edificio donde abordarlo.

Reconozco que físicamente ha sido agotador, que el sábado creo que ciento y pico personillas dormíamos como bebés para coger fuerzas, pero merece tanto la pena que ni lo sientes.

Ya me despido, no sin antes dar las gracias a Gepac por permitirme formar parte de todo ésto, pero, sobre todo, a Fátima Castaño. No se lo digáis, es un secreto, pero la he pillado: sus miedos por hacerlo bien han sido una cortina de humo para despistar. Ella sabía de su poder, pero quería ir de pobrecita para tenernos comiendo de su mano. 😉

Por todo esto, ser voluntaria se ha puesto en primer lugar en mi currículum. No se cobra, pero la nómina que guardo es para enmarcar.

Fdo. Estefanía Soriano. Voluntaria.

Os leo!!

Efectos colaterales

Estándar

Estoy de bajón. Efectos colaterales del estrés de las últimas semanas.

Pero no bajón emocional, todo lo contrario, bajón físico es lo que sufro.
A saber: una tos fea tipo “gripemalcurada” que diría mi madre; unos pinchazos (de nuevo) que me dejan sin respiración por debajo de mis nuevos músculos pectorales, los cuales, muy educados ellos, se van turnando: ayer fue el derecho, hoy le ha tocado al izquierdo; un dolor de rodillas que probablemente me sepan diagnosticar en cualquier centro de mayores; una molestia “resentida” en las lolas al despertar, como si tuviera una agujeta constante…. Y paro ya, que va a venir el Samur a por mí como siga relatando.

Como leeréis, no hay nada que revista especial gravedad, sólo me preocupan los pinchazos, aunque la cantinela de los músculos que andan recolocándose mucho me temo que vuelve a repetirse.

Es cierto que parece otro siglo cuando pasé por quirófano, pero realmente tan solo han pasado 4 meses y pico. Y me reconectaron muchas tuberías, abrieron muchos conductos de ventilación y tiraron mucho cable (sí, efectivamente, se ha apoderado de mi alma el barbas de Bricomanía).

Lo dicho, que mi salud anda tocada, pero leve, muy muy leve. Haciendo mención a mi juego infantil favorito, sólo un cuadro de un barquito de cuatro.

Dejo ya por hoy mi relato llorón y ahora os pido un favor pequeñito. A partir del viernes, 14 de diciembre, si queréis, podéis entrar en mi blog desde la página principal y a la derecha veréis un enlace para votarme en los premios 20blogs del diario 20 minutos. No espero ganar, pero sí darme a conocer y ser descubierta por mujeres que, como yo, tengan que pasar por esta difícil aventura.

Como siempre, gracias por prestarme vuestras pupilas este ratito. Os leo!

Sofá y mantita

Estándar

Pasó el año, volvieron la pena y los recuerdos, las flores sobre el Tajo y la añoranza, pero sigue la familia arropando a esa mami derrotada.

Y se quedó la pequeña de terapia, haciendo todas sus tonterías juntas, porque parece que sabía que lo necesitábamos, que era la única capaz de sacarnos la sonrisa.

La vuelta a casa fue tensa, la lluvia me lo hizo difícil, las lágrimas también.

Y el fin de semana ha sido relajante, tranquilo, de sofá y mantita, sin horarios. Libros, juegos, lecturas y conversaciónes telefónicas, pensando ya en mi posible próxima incorporacion al trabajo.

Las noches revueltas, porque, de repente, me despierta un dolor horrible en mis lolas. No se si es la postura, los nervios, las ganas de cambiar expansor por silicona, pero duelen a rabiar, sólo en la noche. Durante el día todo normal, monísimas, mejorando mucho mi imagen rebotada del espejo, receptoras de miraditas, pero, ay la noche, cuánto dolor. Y no sabría explicar si es muscular, posicional o imaginario. No sé calificarlo.

Dudo si acercarme el jueves para que me vean, o sólo llamar y consultar, porque no veo motivo alguno, ahora que la piel ya está adaptada (creo). Podría ser la postura que cojo al dormir. Es lo que tiene soñar tan profundamente, que puedo romperme un brazo y ni enterarme. Aunque confieso que me preocupa un poquito.

Todo lo demás en su sitio. Mi sirena feliz en su mundo de cole y sincro, y yo feliz de ver cómo sigue creciendo sin mayor preocupación que un grano nuevo. Bendita infancia!!

Os dejo, que voy a intentar resumir un tema de Sociología y después hacer unos canelones. Estáis invitados.

Os leo

Aprendiendo a ser paciente

Estándar

Ayer hizo una semana de mi obra de ingeniería. Ocho noches con sus ocho amaneceres. Todo va en la línea correcta, tengo un drenaje menos, el C, mama izquierda, y he estado atormentada toda la noche con un dolor nuevo rarísimo, que ha resultado ser porque se me ha juntado la faja con el sujetador y me han hecho marca. Hay que ser simple! Yo, por no tocarme, pasando una noche de preocupación.

Mi rutina diaria sigue su curso.

A las 06:30 a.m., encendido de luces sin piedad para vaciar drenajes. Ratito de lectura hasta que vuelvo a cabecear, y, a partir de las 08:30, frenesí absoluto: limpieza, duchas, camas, desayunos, curas, visitas médicas, novedades, y por fin, descanso hasta la comida. Es el momento de mi paseíto, el descafeinado de máquina y el ratito en la terraza, respirando aire de verdad, aunque sea abrasador.

Tras la comida, lectura otra vez, aunque a veces me vence el sopor, y, tras la merienda, el mayor número de horas libres sin nada que hacer: paseo, lectura, búsqueda de un puntito de cobertura para poder contestar algún mensajito, más paseos, y el carrito de la cena empieza a sonar por el pasillo.

Y empiezan las mejores horas: la compañía de mi enfermero favorito, contarnos el día, echar de menos juntos a las enanas, paseos, risas y besos de buenas noches.

Gracias a todos por el interés, las llamadas, los mensajes, los regalos y las visitas. Sigo sin cobertura y sin aprender cómo van las señales de humo. En unos días volveré a la civilización y os iré respondiendo.

Aprovechad vuestro fin de semana. Os leo!