Archivo de la etiqueta: Quirófano

Neuroma

Estándar
Neuroma

Novena… Nueve… Ocho más una… He superado ya con creces el record de quirófanos. Van nueve en siete años,  dos en mes y medio.

Todavía convaleciente de la vesícula, con dolor intenso cuando tengo el estómago vacío y cuando estoy mucho rato sentada, pendiente de ecografía abdominal, pero con puntos y ombligo ya controlados, voy y repito escenario así, a lo loco 🙂
No, para nada a lo loco. Tenía programada esta pequeña intervención desde principios de verano, pero la retrasé porque la lista de espera también se retrasó y las fechas no eran compatibles.

Mi cirujano plástico favorito, Rubén García-Pumarino, perfeccionista como pocos en su trabajo, veía con ojos grises los remates de la cicatriz de la espalda, por lo que me habló de corregirlo, y yo, en sus manos a ciegas, como siempre, accedí encantada. Mi reconstrucción me parece perfecta, pero si se puede mejorar, por que no hacerlo??
Anestesia local, intervención muy breve y con una recuperación fácil y rápida.
image

Como siempre, un gusto entrar a un quirófano de pie, no en camilla, con música de fondo gracias al Doctor Franco y su lista de Spotify, jijiji, lo más parecido a Anatomía de Grey que he visto en los hospitales madrileños, todo el personal super joven (ejem, ejem, pero creo que la mayor en esa sala debía ser yo), y un sonriente cirujano que se dirige a tí por tu nombre y tiene todo listo para “atacar”.
Fotos de rigor del antes, y boca abajo a la camilla. Por cierto, cometí un error de principiante, ya me vale. Nunca, NUNCA, hay que entrar a quirófano con las uñas pintadas, y mucho menos con esmaltado permanente 🙈. Superado el despiste, señoras y señores, dos doctores dos, dos agujas dos, dos bisturís eléctricos dos…

Pumarino a la derecha y Franco a la izquierda empezaron a pinchar anestesia como si no hubiera mañana. Que dolor. Que dolor. Que dolor.
Ya sabéis, si me vais conociendo, que no soy quejica. Es más, varias veces me han dicho que tengo el umbral del dolor más alto que la media. Pero os prometo que ayer fui una ñoña completa y absoluta. Me dolió inmensamente cada pinchazo, y fueron muchos, y, para colmo, noté perfectamente cómo el bisturí abría el camino al doctor. Lo noté literalmente, a pelo, como imagino debe ser un navajazo. El doctor Pumarino me explicó que debo tener un
NEUROMA, algo así como un nervio que quiere crecer y no puede. Buceando por la red, es un efecto bastante común de las mastectomías, que, muy a mi pesar, no remite con la reconstrucción posterior. Dolor intenso, pinchazos… Todo lo que rodea a mis lolas de vez en cuando y no he dado importancia. Pues por fin le pongo nombre!!
Media hora de intervención entre canciones tarareadas, risas, grititos, dolor intenso, mandíbula apretada y ganas de girarme y darles un grito a los doctores entre costura y costura, pero, como siempre, resultado diez, y eso es lo mejor que me puedo llevar.

Y aquí estoy yo, en el sofá, tranquilita, mimada por todos los que tengo a mi alrededor, que son muchos, sin dolor, solo molestias para coger la postura. El viernes tengo consulta y podré ponerme al día de dudas y resultados. Prometo daros parte.

Bajo el paraguas del otoño, os leo!!

Séptimo

Estándar
Séptimo

Pues bien. Séptimo quirófano en 6 años, sin contar el paritorio. Todo un récord.

Esta vez tocaba la creación de la nada de un par de pezones.

Ha sido muy distinto. Primera anestesia local en muchos años. Entrada y salida de boxes a pie, sin salas de reanimación, sin tubos que dejan tu garganta seca y con carraspera, sin ese duerme vela que dura horas. Cualquiera que haya pasado por un quirófano está asintiendo según lee. A que sí??

Como siempre, mi venerado mago, leasé mi cirujano plástico, esperando. Como siempre en estas últimas sesiones, pinturas de guerra para facilitar la labor en la mesa de operaciones. Como siempre su conversación calmada, como si no fuera importante, como si su trabajo consistiera en hacer una fotocopia cuando sabes que es el artífice de tus sonrisas en el espejo.

Una vez en la camilla, los brazos en cruz, gente que pulula por la sala preparando todo, los focos sobre tí y sin nervios. Otra novedad en esta operación. Nada de vías, ni de tensiómetros.

Una tela cubre mi cara y tras un pinchazo en cada lola que no duele por mi falta de sensibilidad, llega otra cirujana para operar junto al mío, preparados, listos y ya.

image

Os diré que no noté absolutamente nada de dolor. Sólo la presión que ejercían sobre las lolas y algo parecido a las costuras en el pezón derecho.

Y no sé calcular el tiempo exacto, pero os diría que no tardaron ni diez minutos en cada lola.

Cuando terminaron, pude ver la obra maestra antes de guardarlos entre vendas, y me gustó muchísimo lo que ví. Me han dicho que bajarán, aunque os confieso que me los quedarían tal y como los ví.

Y ahí estaba yo, solo una hora más tarde, desayunando un cafetito con churros, con mi mami y Jaime asombrados y sonrientes.

La recuperación no existe. Quiero decir, no he tenido curas, solo un pelín de malestar por la noche por el magreo. Y el único requisito esta vez, estar sin mojarlo hasta que me quiten los puntos.
El viernes voy a consulta. Os contaré la experiencia. Y en cuanto pueda, prometo foto.

Os dejo ya. Voy a preparar mi almohada para tener dulces sueños.

Os leo!

Lolas y piscinas

Estándar

No os imagináis que experiencia la de hoy.
Me despedí del verano pasado un 27 de julio. Quirófano, ingreso eterno y rellenos cada 15 días me impidieron volver al agua.
Eso significa que mi retirada fue sin lolas, con rellenos incómodos y colocando el bañador cada 10 segundos.

Por eso la vuelta hoy a la piscina ha sido tan especial. Se han juntado muchas cosas: la ilusión de las peques por tener piscina todo el verano, la compañia, y, sobre todo, salir de casa con un bañador relleno de dos lolas perfectas asomando con poderío desde las lentejuelas de colores.
Cuántas sensaciones. Qué feliz!!

image

Ahora queda el paso por el quirófano el martes para “ponerme las largas”. Llegó el siguiente capítulo, los pezones. Quirófano cortito con anestesia local. Qué ganas. Y además hoy me han dado una noticia genial sobre la micropigmentación que ya os contaré con más calma.

Por eso llevo todo el día sonriendo. Por dentro y por fuera. Y un poco, solo un poco agazapada, por si algo o alguien me despierta del sueño.

Sólo me queda pediros perdón por el abandono. El fin de curso suele ser estresante, y este año no iba a ser menos. Pero intentaré poneros al día lo antes posible, que tengo cosas bonitas que contar.

Feliz fin de semana. Os leo!!

Silicon Paradise

Estándar

Hoy os hablo bajito. El post-operatorio me ha dado dormilón, y llevo desde ayer en un estado de sopor contínuo.

La operación ha salido perfecta. Una hora y poco de quirófano, aunque mas tiempo pintando y preparando que con el bisturí en la mano.

No han hecho falta drenajes, lo que se traduce en un alta en menos de 24 horas. Una gozada, la verdad. Y un 95% del tiempo lo he pasado dormida. Y así sigo.

Por eso, disculpad que no haya contestado al teléfono, pero Morfeo me tenía agarrada tan fuerte que no me permitía descolgar.

Ahora vienen unos días de reposo recibiendo mimos y cuidados. En 10 días vuelvo a consulta para ver la evolución.

Me vuelve a entrar el sueño.

Os leo!!

Primas

Estándar

He vuelto a tener otro fin de semana con todas las camas llenas.
Reunión de primas de casi todos los periodos escolares: universidad, secundaria, primaria y escuela infantil.
Y entre muchos momentos de risas, me quedo con la partida al stop. Bueno, vale, al tutti-frutti, que estoy un poco anticuada.

Tiendas, desayunos interminables, cañitas al sol, paseo, tele… Cada una con su conversación incluída la pequeña, que no ha parado de charlotear.

Todo eso ha conseguido aplacar mis nervios hasta ahora que vuelvo a la tranquilidad. De repente, ha podido conmigo el agobio y estoy pasando un mal rato. Es el momento de poner en práctica todo lo que estoy aprendiendo en el taller de relajación.

Así que os voy dejando. Una vez más, deseadme unos bonitos sueños y un buen despertar. El miércoles espero estar en condiciones de contaros lo bien que ha ido todo.

Os leo!!