Partos

Estándar

Ahora que acabo de dejar a la pequeñita y ya la echo de menos, os voy a hablar de partos…ya, yo tampoco entiendo que tiene que ver una cosa con otra, pero me ha venido así, que le voy a hacer!
Mis dos partos han sido en el hospital de Móstoles, y ese dato es lo único que han tenido en común.
Empezando por la paternidad y siguiendo con los protocolos, nada ha sido igual, dejando a un lado que entre uno y otro han pasado nueve años.
Con el primero me quedó un mal sabor de boca: embarazo estupendo, un susto en una prueba que hubo que repetir y al final solo fue un error de la máquina, sin amniocentesis, con ingreso a las siete de la tarde y parto a la una y media de la madrugada, con forceps, desgarrada, con epidural, luego sin ella, casi desangrada, con taquicardias, la pequeña con bradicardias, al final con anestesia general y una infinidad de puntos que nunca conseguir saber con exactitud cuántos fueron.
En cambio con el segundo quedó un recuerdo muy dulce: también embarazo estupendo, sin amniocentesis, muy mimada médicamente por ser un embarazo “especial” pero no de riesgo, con multitud de dudas, porque no se conocen muchos casos todavía de embarazos tras quimioterapia, con ingreso a la una y parto a las dos y diez, con epidural, casi sin dolor, casi sin puntos.
Y al final, el mismo resultado: dos bebés preciosas y sanas que son el mejor motivo por el que he estado hospitalizada.
Por eso, desde que he sido madre por segunda vez, he dejado de dar consejos a las embarazadas; sólo las deseo un parto tan bueno como el mío. Desde que nacemos, cada uno tenemos ya personalidad propia; bueno, y los segundos y siguientes, una ayuda física considerable, que junto a la experiencia de la madre, hace el camino un poquito más fácil.
Ya os dejo. Feliz tarde de niebla.

Anuncios

Acerca de adioslolasadios

44 años en la actualidad, madre de dos hijas, talaverana de nacimiento, madrileña "de las afueras" de adopción. He pasado por una oposición, dos divorcios, un accidente de tráfico, un cáncer bilateral de mama con 33 años , 8 sesiones de quimio, 33 de radio, una lipoestructura, que no lipoescultura, saber que tengo un gen pocho que me hacer ser paciente de alto riesgo, quitarme los ovarios y su menopausia prematura, unas cuantas biopsias, y en el 2011, una mastectomía bilateral y su posterior reconstrucción. Convivo con alguna secuela y me encanta sonreir. Vamos, que ya era hora que me desahogara, ¿que no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s