Archivo de la etiqueta: Fin de año

…y llorando menos

Estándar
…y llorando menos

De nuevo Fin de Año, chinchines y confeti, momento de elaborar mis 12 propósitos para el año nuevo, par, bisiesto y buena gente, seguro.

1.- Seguir unida a mi minifamilia, a mi familia y a mis amigos sin nada ni nadie que se interponga (y lo consiga).

2.- Oler a mar como mínimo una vez al año, si puede ser, rodeada de los que quiero, mirando al horizonte sin paredes, dejando en el agua salada la acidez del día a día y dejando que el levante, o el poniente, o la brisa marina tal cual me despeine y me arranque el biquini.

3.- Tener tiempo para parar, para no hacer nada, para mirar embelesada los ojos negros y los labios perfectos, para dejarme acurrucar, para llorar de la risa o reirme de la desgracia, para engancharme a la red y desconectarme del mundo, para ser capaz de ver la suerte que tengo.

4.- Ahora que me he dado cuenta que mi futuro laboral está muy lejos, aunque esta vez no lo haya conseguido, no quiero dejar de soñar en inglés, con una maleta siempre preparada, facilitando el futuro y aprendiendo a ir al banco no sólo a pedir.

5.- Seguir siendo secretaria 24/7 por muchos años, aprendiendo juntos la jungla de los negocios, dejándonos acariciar por el reconocimiento a los kilómetros que nos separan.

6.- Viajar, y conocer lugares, y  gentes, y destinos. España es inmensa para los ojos negros y los labios perfectos, y el resto del mundo nos espera con los mapas abiertos.

7.- Crecer. Aprender de cada situación, ser la “resiliente del año”, escuchar, agachar las orejas y dejarme coger del pellejo, compartir.

8.- Moverme, seguir zumbeando, caminando y manteniendo el latido fuerte.

9.- Fumar menos, vapear mas, dejarlo, abandonar, dejarme recaer, o no….mirar lo de mi bipolaridad 😉

10.- No perder el espíritu voluntario, ese que me hace cambiar horarios y rutinas para estar. Colaborar, formar parte, recibir.

11.- Seguir manteniendo la agenda repleta de consultas con resultados positivos, más pruebas, menos sustos, mucho control.

12.- Y la última, pero la más importante. La que os deseo a cada uno de vosotros, la que no debe cambiar en vuestros 12 propósitos.

Pasar el año…

Riendo más y llorando menos

Os leo!!

Se acaba

Estándar

Se acaba otro año.

Ha pasado deprisa, con muchísimas novedades y sin sobresaltos.

Lo último, el preoperatorio para mi siguiente quirófano, esta vez en el centro de especialidades Modesto Lafuente. En el Clínico no había hueco para poder hacerme todas las pruebas el mismo día.
Sin novedades, lo mismo de siempre: analítica, placa de tórax y electro. Cruzando dedos para que todo esté bien y el siguiente paso al anestesista y la lista de espera llegue sin pausa.

Hoy toca, como cada 30 de diciembre, comprimir los últimos 365 días: Comienzo de año destetada, con el alma rota por la pérdida, la primavera buscando guardería por mi vuelta a la vida laboral, preoperatorio para la reconstrucción, playa, quirófano, una larga estancia en el hospital, lolas nuevas que han ido creciendo cada 15 días, el primer viaje sola de mi sirena particular, cambio de cole, mudanza y de nuevo preoperatorio.
Balance positivo por primera vez en los últimos años. Y no dudo que la protección desde el sofá de nubes ha tenido absolutamente todo el mérito. Alto el precio, no me consuela.

Pero…mi visión del vaso siempre medio lleno me dice que la buena racha no ha hecho más que empezar. Ya han comenzado los siete años de vacas gordas, adiós a las flacas.

Desearos un 2013 con tan buenas perspectivas como el que yo quiero tener, mas allá de crisis y paro. Estamos sanos, nuestros niños también, y eso nos da el poder para cambiar todo lo demás. Hacedme caso, que de salud y cambios empiezo a entender mucho.

Poneos a la pata coja sobre el pie derecho a la hora de brindar y gritad conmigo: FELIZ AÑO NUEVO!!

Os leo!