Archivo de la etiqueta: Gastroenteritis

Virus

Estándar

Veíais aquella serie tan instructiva llamada Érase una vez la vida? Me encantaba ver a los buenos luchar contra los virus malos y feos.

Pues esa batalla se lleva librando en casa desde el jueves por la noche.
Empezó la pequeña, siguió la mamá, casi al tiempo el papá, y remató la mayor. Todos malitos, casi con la misma sintomatología, y hoy con el cuerpo molido como después de un combate de boxeo. Sólo se ha salvado Zeta, que ha andado inquieta todas las noches viendo pasar fregonas y sábanas limpias.

A quien más le hace falta la pérdida de kilos – leasé a mí – seguro que ni lo noto. Seguiré con mis paseos por esa ruta tan relajante que he encontrado, bordeando el Guadarrama entre árboles y juncos.

Todo lo demás sigue bien. Las nuevas lolas tiran a rabiar, sobre todo de la cicatriz de la espalda, pero no paro de mirarlas y sonreir. Lástima que sea invierno y las tenga que llevar tapaditas por aquello de los resfriados.

Y poco más hay que contar. Seguiremos con la dieta blanda algún día más, por si las moscas.

Os leo!

Malestar

Estándar

Así estoy con, con un malestar tonto que me tiene revuelta toda la mañana. Definitivamente, no se puede abusar de las guarrerías (alimenticias, malpensados). Mi pequeño cuerpecito (ejem, ejem) no ha soportado el nivel de frito de la cena, y me lo está devolviendo…literalmente.

Y cuando estoy floja físicamente, pues flojeo en general. Y si además le sumo que echo de menos muy mucho a las niñas, que el día está lluvioso, que tengo sueño….

Una situación demasiado parecida a esos terribles días del noviembre pasado, por lo que ando mustia. Menos mal que no tengo nada mejor que hacer en toda la tarde, sofá, mantita, tele y mimos de mi “amol”, que también curan.

Aunque tendré que sacar un ratito para ir a comprar los enseres de la pequeñaja para la guardería, que el lunes a las 9 tenemos que estar allí listas para revista. La mochila ya la tenemos, una caperucita roja con cordones en los zapatos, pero nos queda el vasito,las toallitas, los pañales, el baby,la ropa de cambio, etc, etc. Que bien me lo voy a pasar.

Os leo el Viernes Santo. Que procesioneis bien, aunque sea bajo la lluvia.