Archivo del sitio

Calas

Estándar

Al habla la reportera más dicharachera, recién llegada de unas estupendas vacaciones en Alcocéber, provincia de Castellón.

En cuatro horas parando lo hicimos, eso sí, peajes incluídos.

Nos alojamos pegados al Parque Natural de la Sierra de Irta, impresionante, y lleno de caminos que desembocan en sorprendente calas casi vírgenes de las que estuvimos en tres.

Cala Aguinaga
Preciosa, arena blanca formada por conchitas trituradas, también piedras, y cuevas fresquitas donde esconderte a guardar vistas y recuerdos en tu retina. Estuvimos solos, y accedimos por la pista forestal que, en un tramo pequeño, nos hizo ir con mucho cuidado y despacito, pero mereció la pena. Os dejo foto.

20120715-224133.jpg

Otra fue la Cala Mundina
Junto al faro, sin arena, sólo piedras, pero preciosa. Limpia, tranquila, casi vacía, y nos hemos venido sin ver el lago que forman las cuevas. En la próxima visita no faltará. Fotito

20120715-224453.jpg

Y “nuestra cala”, Cala Blanca
La teníamos al lado. Super tranquila, con arena y piedras, limpia, divertida para bucear y encontrar peces juguetones. Ay, lo que la voy a echar de menos!. Ahí va la foto.

20120715-224741.jpg

Os dejo. El próximo día os hablo de playas y garitos, por si en algún momento os sirve de algo.

Os leo!

Granos de arena

Estándar

Rodeada de granos de arena, imaginando que cada uno de ellos cuenta la historia de alguien que ha estado antes aquí.

Historias “truculentas”, sensuales, familiares, simples, tortuosas, llenas de lágrimas, somnolientas…así es imposible aburrirse en la playa, os lo aseguro. Y luego pasa lo que pasa, que llega la noche y las pesadillas abarcan desde las monjas de mi cole y las canciones vocacionales, hasta gruas que se llevan mi coche mientras un circo atraviesa la ciudad. Sí, no os preocupéis, tengo cita en agosto con la psiquiatra 😉

Algunas historias se las lleva el viento, otras acabarán destrozadas tras la tormenta, muchas tostadas por el sol. La vida nos hace llenar la playa de arena. Y mi playa ahora mismo está llena de un atardecer precioso, cubos, rastrillos, snorkels y arena, mucha arena para poder seguir escribiendo historias.

Os dejo. El próximo día me convierto en bloguera de moda y os recomiendo lugares a descubrir por aquí. Mientras, voy a seguir investigando sitios interesantes para contarlo con conocimiento.

Os leo!

Oliendo a mar

Estándar

Así estoy, oliendo a mar, aunque tengo kilómetros de asfalto todavía por delante. Pero hacer maletas, planear….todo huele a salitre, marea, brisa….

Me encanta la playa, para qué negarlo, y este año, además, tenemos muy cerquita varios parajes naturales. Verde y mar.

Me voy precavida, porque la lista de espera ya sólo tiene a 20 personas delante, aunque creo yo que me avisarán con varios días de antelación. Si no recuerdo mal, en mi anterior paso por lista, me llamaron con una semana. Impossible is nothing!

Y esta tarde recojo a mis cachorras, tras una semana sin ellas. No me han echado de menos. La piscina, los paseítos y los brazos de abuela, tías y primas me han sustituído. No duele, porque significa que han estado bien, y a mí se me ha pasado la semana en un suspiro. Siestas, compras, bricolage…me ha dado tiempo para todo. En unas horas volverá a casa el desconcierto, el desorden y el ruido. Bendito ruido!!

Os voy dejando. No se si estos días entreré a contaros algo, o los pies enterrados en la arena me lo impedirán. Si hay alguna novedad, seguro que asomaré la pluma para escribíroslo.

Sed buenos, disfrutad mucho las vacaciones los que las toméis ya, y al resto, ánimo, a todo el mundo se le acaban. ;))

Os leo!!