Archivo de la etiqueta: llorar de la risa

Cuarenta y cuatro

Estándar

Me presento: me llamo Estefanía, y ayer cumplí 44 años.

IMG_0027

Como podéis ver, sin filtros, tengo bastantes arrugas en cara, ojos, cuello y escote. Muchas. Sobre todo, patas de gallo alrededor de los ojos, avisadas desde muy joven por mi madre, que siempre me advertía cuando me veía llorar de la risa. Y así sigo, intentando llorar de la risa todo lo que puedo. El escote es espectacular, ya os lo digo yo, pero la piel se resintió mucho tras la radioterapia, aunque la mime. Las manchas y verruguitas me hacen mucha compañía y por ahora las voy a dejar.

El pelo teñido. Ahora toca negro, aunque estoy pensando en un cambio radical que, si mi economía me lo permite, no dudéis que me pienso hacer. Hasta hace poco era rojo, he pasado por toda la gama desde el amarillo pollo. Y todo porque hace 10 años descubrí que el pelo crece, se puede cambiar, y, sobre todo, si se cae vuelve a salir. Aunque, desde hace ese mismo tiempo, o me tiño o mis canas protagonizarían todos mis looks, y a Amancio Ortega pongo por testigo que eso no lo voy a permitir. Y una lástima que no lo apreciéis en la foto, pero me recoge el pelo un precioso lápiz de publicidad, porque, día que vengo a trabajar con el pelo suelto, día que acabo con un recogido con lo primero que pillo.

Estreno presbicia y unas gafas monísimas, que prometo contaros en otra entrada porque tenemos ya una edad y hay que revisar todo, incluído vista y oído.

La sonrisa viene de fábrica, me la regalaron, y yo, en compensación, intento regalarla también, porque quedan ya pocas cosas tan económicas que me hagan sentir tan bien. Tras dos divorcios, un cáncer de mama bilateral, diez quirófanos en cuatro años, muchos quebraderos de cabeza personales y una familia marcada por un gen que me mantiene en permanente tensión, a día de hoy, puedo decir que mi sonrisa es sincera, me llena la cara y me achina los ojos, y lloro más de risa que de pena. Será que la vida es una balanza, y el otro lado me lo ha llenado de dos niñas que me dan absolutamente todo lo que necesito, una familia loca pero llena de piñones que mantienen la piña bien compacta, unas amigas/amigos que no quiero perder por nada del mundo, una genética sorprendente que me hace recuperar la salud tras los altibajos a la velocidad del rayo, y una vida laboral estable para que, mezclando todo, pueda mirar al cielo y dar las gracias a la única persona que le permitiré siempre manejar mis hilos desde su sofá de nubes.

Puedo ser la más gruñona y estricta

IMG_0022.JPG

La más gansa

img_0021

La más irónica

La más llorona y quejica

O la más divertida

La más mimosa

O la más listilla

Pero sobre todo, a mis 44 años recién cumplidos, soy FELIZ

Os leo!!

Anuncios