Archivo de la etiqueta: superviviente

Cuarenta y cuatro

Estándar

Me presento: me llamo Estefanía, y ayer cumplí 44 años.

IMG_0027

Como podéis ver, sin filtros, tengo bastantes arrugas en cara, ojos, cuello y escote. Muchas. Sobre todo, patas de gallo alrededor de los ojos, avisadas desde muy joven por mi madre, que siempre me advertía cuando me veía llorar de la risa. Y así sigo, intentando llorar de la risa todo lo que puedo. El escote es espectacular, ya os lo digo yo, pero la piel se resintió mucho tras la radioterapia, aunque la mime. Las manchas y verruguitas me hacen mucha compañía y por ahora las voy a dejar.

El pelo teñido. Ahora toca negro, aunque estoy pensando en un cambio radical que, si mi economía me lo permite, no dudéis que me pienso hacer. Hasta hace poco era rojo, he pasado por toda la gama desde el amarillo pollo. Y todo porque hace 10 años descubrí que el pelo crece, se puede cambiar, y, sobre todo, si se cae vuelve a salir. Aunque, desde hace ese mismo tiempo, o me tiño o mis canas protagonizarían todos mis looks, y a Amancio Ortega pongo por testigo que eso no lo voy a permitir. Y una lástima que no lo apreciéis en la foto, pero me recoge el pelo un precioso lápiz de publicidad, porque, día que vengo a trabajar con el pelo suelto, día que acabo con un recogido con lo primero que pillo.

Estreno presbicia y unas gafas monísimas, que prometo contaros en otra entrada porque tenemos ya una edad y hay que revisar todo, incluído vista y oído.

La sonrisa viene de fábrica, me la regalaron, y yo, en compensación, intento regalarla también, porque quedan ya pocas cosas tan económicas que me hagan sentir tan bien. Tras dos divorcios, un cáncer de mama bilateral, diez quirófanos en cuatro años, muchos quebraderos de cabeza personales y una familia marcada por un gen que me mantiene en permanente tensión, a día de hoy, puedo decir que mi sonrisa es sincera, me llena la cara y me achina los ojos, y lloro más de risa que de pena. Será que la vida es una balanza, y el otro lado me lo ha llenado de dos niñas que me dan absolutamente todo lo que necesito, una familia loca pero llena de piñones que mantienen la piña bien compacta, unas amigas/amigos que no quiero perder por nada del mundo, una genética sorprendente que me hace recuperar la salud tras los altibajos a la velocidad del rayo, y una vida laboral estable para que, mezclando todo, pueda mirar al cielo y dar las gracias a la única persona que le permitiré siempre manejar mis hilos desde su sofá de nubes.

Puedo ser la más gruñona y estricta

IMG_0022.JPG

La más gansa

img_0021

La más irónica

La más llorona y quejica

O la más divertida

La más mimosa

O la más listilla

Pero sobre todo, a mis 44 años recién cumplidos, soy FELIZ

Os leo!!

Anuncios

Supermujeres

Estándar
Supermujeres

06:40.- Suena el despertador. Corre a modificar tu imagen en el espejo. Chapa, pintura y entelado. Mochilas preparadas en la entrada para las cachorras, bocatas repartidos, tacones de puntillas para no hacer ruido mientras intentas mantener la compostura bajando al garaje con el abrigo, tu bolso y las mochilas de ballet y boxeo colgados al hombro y las llaves del coche entre los dientes.

07:40-15:10.- Jornada laboral. Día de locos atendiendo a un público predispuesto a enfadarse porque eres un inútil funcionario que no das ni chapa, independientemente de una excelente carrera laboral, tu buen hacer y tu sonrisa. Bonita cefalea por soportar un nivel de ruido muy por encima de lo deseable durante toda la mañana. Menos mal que el momento café con compañeros-amigos sacan de tí carcajadas.

15:15-16:30.- Compra expréss para que tu nevera no chille de hambre (y tus cachorras con ella). Mis pies se empiezan a resentir de los tacones. Se me olvida algo, lo sé, y no me acuerdo de qué. Carga tres bolsas, 6 litros de leche y alguna cosa más y corre que vas justa de hora.

17:00.- Achuchones y besos, sin duda, el mejor momento del día. Reparto de meriendas, de niñas a distintas actividades y de amigas de niñas a sus respectivos destinos. Ese ratito de coche hablando a voces y cantando si se tercia 💓. Respira hondo cuando cumples el último destino y ya puedes, relajada, subir el volumen de la música.

cafe

17:30-18:30.- Mientras las cachorras desfogan en las extraescolares, cafetito con amigas-madresdecachorras arreglando el mundo, cortando patrones, poniéndonos al día, quitándonos el turno de palabra, espolvoreando café por la ropa de la de enfrente por la carcajada. Por fin un descanso para mis pies de tanto paseíto entaconada. Y mi dolor de cabeza parece que empieza a remitir, risoterapia al poder.

18:30.- Empiezan los juegos del hambre: vuelta a casa, deberes, gritos, sacar a la perra, enfados, estrés, duchas, cena, lavadoras, intentar recoger para que la leonera parezca un sitio habitable. Vuelven el dolor intenso en la cuenca del ojo y en medio de la frente. Llamadas para ponerse al día con la familia.

descarga (1).jpg

21:00.- Niñas ya recogidas, lectura con la pequeña entre conversaciones de cole, planificaciones de finde y abrazos y besos variados. Madre mía, mis ojos parecen tener arena y no pestañas. Ropa para mañana preparada, camas abiertas y luces fuera.

21:30-???.- M-I-M-O-M-E-N-T-O. Mi serie, o mis juegos, o mi crochet, o mi libro, o mi curso de inglés. LO-QUE-ME-APETEZCA. Me revienta la cabeza. Elegir entre seguir durmiéndome esperando a que termine este capítulo o hacerme una foto ridícula con el filtro más raro que encuentre. PEQUEÑOS-PLACERES-DE-MI-VIDA.

Último repaso al día de mañana, a las habitantes de las habitaciones silenciosas que están para comérselas mientras respiran tranquilas, destrucción de la chapa y pintura y, por fin, sueño reparador que llega antes de tiempo y no me deja terminar la página que intento leer.

Cualquier supermujer puede tener un día parecido, pero os aseguro que para las supervivientes, estos días se convierten en “ochomiles” a escalar.

descarga

Ovación cerrada para todas y cada una de ellas porque superarlos nos da un SUPERPODER que podemos llamar autoestima, poderío, normalización.

A por ello! Y en cada momento de flojera, de resoplar, de agotamiento, recuerda que somos un montón de SUPERMUJERES las que estamos detrás empujando para que llegues.

Os leo!!