Archivo de la etiqueta: reconstrucción

Al otro lado de la cama

Estándar

Por aquí estamos de fiesta, el silencio todavía es el rey de la casa, cargando baterías para lo que resta de semana.

Ayer volví al Clínico, aunque esta vez de visita. Jaime me decía ayer que tenía que contaros mi experiencia “al otro lado de la cama”, y tiene razón.
Os lo aclaro. Estuve de visita a ver a mi superprima y su despedida particular a sus lolas, y sí, es cuanto menos curioso estar al otro lado.

Sólo te puede entender alguien que lo ha pasado, sólo te puede engrandecer alguien que esta en tu mismo lugar, sufriendo el mismo dolor, notando las mismas sensaciones…Qué orgullosa me siento de ella, y que orgullosa me hizo sentir de mí misma, sencillamente por haberlo pasado, por entenderla, por ser la afirmación a sus dudas.

Ya se que hoy os será mas difícil entenderme, pero os lo tenía que contar.

Todo lo demás en su sitio. La enana ya al 100% y sin una roncha, y yo deseando que llegue el día 10 para hablar de mi quirófano. No, no soy masoca, quiero recuperar mi escote (no sólo el físico, ya os lo imagináis).

Os dejo rapidito, que voy a seguir disfrutando del silencio. Os leo!

Radiante

Estándar

Sábado de sol y piscina. Berta y yo nos hemos levantado con la tripa revuelta, dichosos virus. Y ayer tuve que ir al médico porque tengo parte del cuerpo llena de pequeños ronchones rojos. Parece que es una urticaria, lo que no sabemos es de qué. Pero parezco un oso, a cualquier árbol me arrimo para rascarme.

Por fin ha pasado la semana de revisiones. Las cicatrices van bien, por ahora no hay más líquido a destacar, y tengo que acercarme un jueves a ver al cirujano plástico, porque hay que empezar a hablar de la reconstrucción. El mínimo desde la mastectomía era de nueve meses, ya van seis, y la piel va estupenda, así que hay que comenzar a planificar cómo, cuando y de qué tamaño, jeje.

Mi revisión semestral también ha ido perfecta. Análisis y placa bien, ha dado todo como debe. Descanso de oncología hasta agosto, yuhuu!

Por eso ha salido el sol, porque me he ganado un fin de semana radiante. Y mi estrella lo está celebrando conmigo. Te echo de menos, papá.