Archivo de la etiqueta: Colonoscopia

Síndrome de la poliposis serrada

Estándar

Cuánto bueno por ahí detras de la pantalla. Cómo va el verano?

Por aquí una colono con diagnóstico muy elegante ;-): Síndrome de la poliposis serrada.

He intentado encontrar alguna página donde mostraros médicamente lo que tengo, pero es un diagnóstico relativamente nuevo y no he encontrado nada ni fácil de entender ni bonito de explicar. Claro, que encontrar algo bonito hablando del colon es difícil, jeje. Y como muestra, ahí os dejo una prueba gráfica.

gr2

Para que lo entendáis como yo lo he entendido, os explico: los/as portadores/as de BRCA1 somos muy propensos a padecer diversos tipos de cáncer, entre ellos el de colon. Por ello, debemos tener controles frecuentes (en mi caso una colonoscopia cada año), y, a mí, de premio, en cada una de ellas me han analizado una media de diez pólipos. Afortunadamente, por ahora no son malos, pero hay que vigilarlos. Es más, esta última vez han sido alguno más pero pequeños, por lo que me han dado un descansito de dos años entre prueba y prueba.

Todo ésto se traduce en mi incorporación hace ya un par de años a un programa especial de control de cáncer de cólon que tiene mi hospital. No hay mayor riesgo que el que ya tengo en los genes, y, no se vosotros, pero prefiero mil pruebas invasivas a otro diagnóstico.

Como casi en todos los frentes, hay factores que pueden mejorarlo aunque en mi caso la genética manda: comida sana, ejercicio, no fumar, no beber…Es decir, mimar al cuerpo como se merece es bueno PARA TODO.

Por lo demás, verano tranquilo con muchas horas de sueño, descanso, amigos, familia, sol, mosquitos y risas. Espero que el vuestro esté siendo, como poco, igual que el mío.

Os leo!

Consejos (o algo parecido) para una colonoscopia

Estándar
Consejos (o algo parecido) para una colonoscopia

Te han programado una colonoscopia por primera vez y no sabes a lo que te enfrentas? Pues lo siento, pero no soporto los spoilers, no voy a hacerte uno (juas juas). Simplemente, como siempre desde mi experiencia, te voy a dejar unos consejillos que a mí me hacen un pelín más llevadera la preparación.

  1. Las 48 horas previas son de dieta pobre en residuos. Tu médico te dará un listado con los alimentos que debes o no debes comer. Yo adoro el melocotón en almíbar y para esos días es mi postre perfecto. Soy poco amiga del pescado hervido, pero cualquier cosa que debas comer, con un buen postre esperando se lleva mejor. Y permítete el lujo de saltarte la dieta: piensa que en dos días no va a quedar resto alguno!!
  2. Nada de lácteos…OMG! Y mis cafetitos largos con leche fría?? Pues con hielo, o momento ideal para probar todo tipo de tés de sabores exóticos.
  3. Día previo, solo líquidos. Y todo el mundo comiendo delante de tí? Evítalo!! Yo he cambiado hoy a mi panda de desayuno (ay mis tostaditas con tomate) por un paseo de tiendas. Me encanta compensar mis médicos, es mi autopremio, y una camisetita mona ha sido la medalla perfecta al esfuerzo 😉
  4. Llega el momento de tomar el laxante. Pues nada, tabletas y móviles al 100% de batería y a esperar…Ahora mismo son las 04:10 AM, solo he dormido de 00:30 a 02:00, he visitado el baño 6 veces (y las que me quedan), y ya he pasado tres pantallas del Candy Crush, me he puesto al día en redes sociales y he ordenado las fotos del Drive, que nunca encontraba el momento. No sirve de nada el agobio por no dormir. Si te colocas, coges la postura, y el laxante llama a tu puerta, te aseguro que sienta mucho peor levantarse.
  5. Y el consejo más importante de todos: haz acopio de toallitas!! Por muy bueno que sea tu papel de wc, por muchas capas que lleve, la acidez que acabarás sintiendo en ya sabemos dónde se aliviará si desde el principio usas toallitas de bebé.

Ya os dejo, que la séptima llama a mi puerta. Mandadme buenos deseos para que los resultados de mañana sean fantásticos.

Os leo!!

Visita la web de la Aecc para informarte sobre el cáncer colorrectal y cómo prevenirlo

Cai

Estándar

image

Cai se bebe el sol, Cai es la brisa marinera
y que remienda tu corazón con la sonrisa más morena

Niña Pastori. Cai

Cinco. Cinco intensos años sin visitar “mi” Cádiz. Muchos recuerdos dormidos que, nada más pasar Sevilla volvieron en tropel, destartalados, haciendome soñar sin cerrar los ojos. Ese olor, esos atardeceres eternos, esa paz, ese rumor de olas….pocos sitios que conozco lo consiguen. Cádiz me cura. Las cicatrices, el alma…incluso la dermatitis de Carlota. Hay magia en cada playa, en cada chiringuito, en cada gaditano sonriente con ese acento que enamora…
Sólo quería contaros que vengo renovada, por dentro, por fuera y por los lados si me apuras.
Tema salud, movidito. Ya estoy con el preoperatorio para quitarme la vesícula, los resultados de la colono un poco preocupantes, se abre otro frente del que tendremos que estar muy pendientes, y aún me quedan las pruebas de gine y riñón. Más que nunca, necesitaba brisa marinera.
Ya os dejo, pero os prometo entrada de blogger de moda y restauración con todos mis descubrimientos playeros.
Os leo!!

Endo, eco, colono y sus amigos

Estándar
Endo, eco, colono y sus amigos

 

De nuevo por aquí?? Muchas gracias por tu compañía.

Yo de pruebas médicas. Llevo una primavera completa, he sido vista por todos y cada uno de los recovecos de mi cuerpo, y todavía me queda alguna parte más por investigar, que ésto parece un bucle maléfico.

Vamos por partes, que tenemos mucha tela que cortar.

Si recordáis, el especialista digestivo me mandó unas cuantas pruebas para intentar descubrir a qué son debidos mis continuos dolores de estómago. Ya pasé por la ecografía, con su sorpresa en forma de piedras vesiculares y quistes en el riñón, y faltaban las más desagradables, ENDOSCOPIA y COLONOSCOPIA.

COLONO

Agradecida a los servicios médicos que lo programaron junto, y así, sedada aunque no dormida, se pasó todo mucho mejor.

Lo primero, agradecer a mis conductoras el viaje de ida y el de vuelta, aunque tras la prueba no recuerdo mucho lo que hice, estaba un poquito colgada 😉

Tras tres días de preparativos, comiendo sólo proteínas, un día antes sólo líquido, y el mismo día una pócima hecha con los sobres que ellos mismos me facilitaron, empecé a ir al baño cada diez-quince minutos, sufriendo las escoceduras de los bebés, con un cuerpo jota considerable, con más hambre que un palomo, físicamente cansada y nerviosa, muy muy nerviosa.

Me llamaron bastante puntuales, y, tras quedarme en pelota picada, algo que ya no me da ni frío en el cuerpo, pasé a la camilla que tenían preparada. La vía de rigor, con su dolor punzante de rigor, y la técnico explicando que iba a hacer, que iba a sentir y cómo tenía que colocarme. La medicación en un principio no la sentí; me explico: en quirófano, cuando hay anestesia, notas primero un mareo, luego cómo se nubla la vista, y hasta que despiertas. Pero con ésta no. De hecho, los vi tan decididos con el tubo y el mordedor en mi boca, que deseé marearme y perder el conocimiento.

No me hizo falta. De la endoscopia no recuerdo absolutamente nada, debí, efectivamente, quedarme dormida.

Cuando fui medianamente consciente, es cuando vi en la pantalla una especie de aro metálico que iba cortando partes de mi cuerpo…..Oh My God!! Ya estaban con la colonoscopia, y más tarde me explicarían que eran pólipos. POLIPECTOMÍA se denomina a la tarea. En mi caso, repetida doce veces. DOCE veces. Doce…..

Y leyendo el informe posterior, también me biopsiaron 3 veces durante la endoscopia, y una vez durante la colonoscopia. Es decir, 16 alertas en patología que me tienen desquiciada desde ese día. Suena el teléfono y no quiero ni mirar la pantalla…ni cuando me llaman para avisarme de una deuda sufro tanto, jijiji.

Y como eso no me parecía suficiente, en la rutinaria revisión semestral de ginecología, tras enumerar novedades médicas, personales, pruebas y resultados, citología de rigor y desnudez en el potro de tortura, haciendo un tacto se palpa una “masa alargada”. Es decir, si yo ya no tengo ovarios, ahí no debería haber nada de nada. Con lo cual, y tras la tranquilizadora versión de la ginecóloga, haciendo referencia a los intestinos, de nuevo ecografía, esta vez TRANSVAGINAL.

Me espera un mes de julio, de nuevo, lleno de consultas, pruebas, resultados, nervios, canas, y espero que suspiros y celebraciones.

Me acompañaréis, a que sí??

Os leo