Archivo de la etiqueta: Lista de espera quirúrgica

Cai

Estándar

image

Cai se bebe el sol, Cai es la brisa marinera
y que remienda tu corazón con la sonrisa más morena

Niña Pastori. Cai

Cinco. Cinco intensos años sin visitar “mi” Cádiz. Muchos recuerdos dormidos que, nada más pasar Sevilla volvieron en tropel, destartalados, haciendome soñar sin cerrar los ojos. Ese olor, esos atardeceres eternos, esa paz, ese rumor de olas….pocos sitios que conozco lo consiguen. Cádiz me cura. Las cicatrices, el alma…incluso la dermatitis de Carlota. Hay magia en cada playa, en cada chiringuito, en cada gaditano sonriente con ese acento que enamora…
Sólo quería contaros que vengo renovada, por dentro, por fuera y por los lados si me apuras.
Tema salud, movidito. Ya estoy con el preoperatorio para quitarme la vesícula, los resultados de la colono un poco preocupantes, se abre otro frente del que tendremos que estar muy pendientes, y aún me quedan las pruebas de gine y riñón. Más que nunca, necesitaba brisa marinera.
Ya os dejo, pero os prometo entrada de blogger de moda y restauración con todos mis descubrimientos playeros.
Os leo!!

Hagan sus apuestas

Estándar

La lista de espera dice que sólo tengo 4 sufridores delante. Empieza la cuenta atrás.

Yo he sido la primera en dar mi apuesta. Digo que el viernes duermo unas horitas de más.
Se aceptan fechas. Para ser honrada, como dato os digo que en verano me avisaron con 3 delante y dos días de antelación, y que desde ayer no bajan pacientes.

Variables matemáticas aparte, hoy os tengo que contar que “el bicho” ha venido a rondar a una buena amiga. Más que una enfermedad, en estos tiempos el cáncer empieza a parecer un virus. Y lo peor es que yo, la valiente voluntaria, se queda sin palabras de aliento para los más cercanos.
Qué decirle cuando sabes perfectamente lo que pasa por su cabeza, cuando sabes perfectamente que te está oyendo pero no te está escuchando porque su cabeza va mucho más rápido que tu consuelo.

Firmaría por no conocer ni un solo caso más. Porque cada diagnóstico fuera una anécdota digna de abrir un telediario. Porque existiera una pastillita que te lo calmara, cual espidifren a la migraña.

Mucho ánimo para ella y para todas las valientes que tienen que ponerse el traje de luces y torear, aunque nunca les haya gustado la Fiesta.

Hasta el viernes, siempre y cuando no me encuentre visitando el Silicon Paradise.

Os leo!!