Archivo de la etiqueta: mudanzas

Al calor de la candela

Estándar

20121127-213107.jpg

Esta chimenea va a ser mi vista a partir de ahora cada noche. Por fin ha terminado nuestra búsqueda.
Ya tenemos casita nueva para los próximos años, y cumple todos los requisitos que les pedí a los Reyes Magos hace casi un año.
Estoy agotada, asustada por la mudanza y la decoración, pero feliz, totalmente feliz.
Llaves en mano, la familia casi al completo (faltaba Zeta), ha revisado una por una las habitaciones, los muebles, planificando cambios, visualizando tardes de deberes y sábados de fiestas y pijamas, porque con este frío les es difícil imaginar lo que yo veo, mañanas de domingo al sol con un café y la mente en blanco. Cada uno su ilusión, y todas cumplidas.
Alguien en su sofá de nubes ha tenido que disfrutar mucho viéndonos.

Y mientras en mi mundo de fantasía se materializan los deseos, en el mundo real continúan las revisiones, esta vez en la Mutua.
Por ahora, otro mes hasta la siguiente visita, aunque, si os soy sincera, no entiendo muy bien su función. Ni siquiera han visto mis lolas, solo informes y lo que yo les cuento.

Por hoy os dejo ya, que la tensión acumada la última semana me está pasando factura, y me llaman a gritos la ducha calentita y el sofá.

Os leo!

Anuncios

Nos mudamos

Estándar

Igualito que las serpientes: nos mudamos! Ole, ole y ole.

Ahora sí puedo confirmar que creo en los Reyes Magos…Bueno, más bien tengo fe ciega en los sofás de nubes y sus ocupantes.

Adiós cajas bajo las camas. Adiós ropa colgada en barras de cortinas. Adiós terrazas-trastero. Adiós a ocho años de mi vida intensos, difíciles, con muy malas y muy buenas experiencias.

Como los caracoles, con la casa a cuestas, preparados para instalarnos en algo mejor, en una vida mejor.

Al final del tunel siempre hay luz, ya nos tocaba el semáforo en verde. Aún con recelo y agachada, por si el mazo de la desilusión me alcanza, pero ilusionada, feliz, nerviosa e impaciente, así me encuentro y así lo transmito al resto de la familia.

Y falta la segunda noticia, no?
Mi inmediata incorporación al trabajo, que por ahora se alarga un poquito más.

Tenía motivos para la intriga, por eso no quería lanzar los cohetes, pero parece que tengo que empezar a comprar cerillas para prenderlos.

Gracias por vuestra paciencia, por vuestros dedos cruzados y vuestras buenas intenciones. Sólo os pido unos días más de apoyo para que todo salga bien, y comience un nuevo capítulo del libro más interesante que jamás podré escribir.

Felices sueños…los míos están llenos de precintos y plástico de burbujas, pero son tan bonitos…

Os leo!