Archivo de la etiqueta: pecho.

Sensibilidad

Estándar

Unos días de “estrés-plumeril” son los que he tenido, y todavía seguimos, pero ya se va viendo resultados.

Mis cicatrices ya más relajadas, no tiran tanto, y las lolas empiezan a tener movimiento propio.

Ayer, en un ratito de descanso, estuve probando mis terminaciones nerviosas. En un 98% del tejido no tengo sensibilidad.
Imagináos un balón de cuero, de los que se usan para jugar al fútbol. Están formados por costuras, como mis lolas.
Y eso supone que ahí no hay nada de sensibilidad, efectos colaterales.

Hay volumen, empieza a haber algo de movimiento, una forma redondita y casi perfecta, pero no sensibilidad.

No se si ya os lo había contado, pero es algo importante y necesario.
Curiosamente, es mucho mayor la tranquilidad de saber que están sanas que la pena por no poder sentir. Así de racional se vuelve tu vida tras las situaciones duras.

Ya os dejo, que empiezo a ponerme espesa y no os lo merecéis.

Feliz puente! Os leo!

Nueva dirección

Estándar

Por fin un rato tranquilo en cuatro días de auténtica locura. No os voy a contar cómo ha ido la mudanza porque casi todos habréis pasado por una y ya sabéis cómo es. Fácil imaginar mi dolor en general, y en particular en la rodilla porque, torpe que soy, he probado la calidad del suelo con ella. Eso y las gotas de activador de lavado en mi ojo izquierdo han sido las novatadas que me ha hecho pasar la nueva casa. Nada que no se cure con agua y trombocid®.

En casa hemos cambiado la dirección no sólo en el sentido postal. Ahora encaminamos un futuro nuevo, amplio, lleno de sol. Ya tocaba lo bueno, y hemos empezado con lo que más necesitábamos. La sonrisa en la cara de los tres mayores nos sale sola, sin forzar. La pequeña disfruta a 100 kms ajena a los cambios. Mañana esperamos ansiosos ver su carita cuando entre a su nuevo cuarto.

Y con todo el movimiento, mis cicatrices andan pelín resentidas, aunque prometo que no he cargado peso y he cuidado mucho mis brazos, pero anoche tenía que andar exageradamente recta, tiraba la espalda de mí hacia atrás sin control.
Pensé en aprovechar la consulta con mi doctora de cabecera para que me echara un vistazo, pero sigue de huelga indefinida y me han dado cita para dentro de una semana. Todo un puente tranquilo y sin horarios serán mi química curativa, y mientras tanto, mi incorporación al mundo laboral se sigue postponiendo.

Todo esto os cuento hoy. Espero que halláis disfrutado del fin de semana en vuestras casas ordenadas y sin cajas de por medio.

Hasta el jueves. Os leo!

Lo hago? No lo hago?

Estándar

Llevo muchos días dando vueltas a la idea de desahogarme con las teclas, me ha costado dar el paso, aunque soy de las que piensa que nunca es tarde.
Me llamo Estefanía, tengo 37 años, dos hijas, pareja, y un historial médico a punto de convertirse en librería.
Nací en Talavera de la Reina, y con 20 años caí en el sur de Madrid. Con 24 moví casilla hacia el suroeste y aquí me he quedado (por ahora).
Los últimos 8 años de mi vida han sido trepidantes, por ponerme poética, y, para mi gusto, pelín hijoputas…
Para hacer un resumen rápido: me separé, me estrellé con el coche, me operé de un cancer de mama bilateral, me pinché la quimio, me radié, me reconstruí, me embaracé, parí, me biopsié otra vez el pecho, me quité los ovarios, y tomé una de las decisiones más duras: quitarme las lolas. Quien dice lolas dice tetas, pechos, melones, bolas, domingas…
Que por que? Pues por decisión propia, porque en este caso los médicos sólo “te lo recomiendan”. Soy portadora de un gen, el BRCA1, que me hace mas propensa que la media a padecer cancer de mama y ovario. Y después de mi historial familiar, pues vamos a evitar riesgos.
A partir de aquí, me gustaría compartir cómo ha sido el proceso de aceptarlo y decidirlo, y, a partir del martes, cómo es, que se siente…quieres vivirlo conmigo?

I go many days turning to the idea of relaxing with the keys, it has found it hard to me to give the step, though I am of that he thinks that it is never late.

I am called Estefanía, have 37 years, two daughters, pair, and a medical record on the verge of turning into bookshop. I was born in Talavera de la Reina, and with 20 years I fell in the south of Madrid. With 24 I moved cabin towards the southwest and here I have remained (for the present). Last 8 years of my life have been trepidant, for becoming poetical, and, for my taste, a bit sons of a bitch … to do a rapid summary: I separated, smashed with the car, had an operation on a cancer of bilateral breast, pricked myself the quimio, removed myself, reconstructed myself, embarrassed myself, gave birth, me biopsié again the chest, took the ovaries from myself, and took one of the hardest decisions: to take the lolas from me. The one who says lolas says teats, chests, melons, balls, domingas… That for that? So for own decision, because in this case the doctors only ” recommend it to you “.

I am a carrier of a gene, the BRCA1, which does to me mas inclined that the average to suffering cancer of breast and ovary. And after my familiar record, since we are going to avoid risks. From here, I would like to share how it has been the process of accepting it and to decide it, and, from Tuesday, how it is, that feels … do you want to live through it with me?