Archivo de la etiqueta: Piscinas

San Juan

Estándar

Bienvenidos/as de nuevo.

Hoy os cuento que tengo un dolor inmenso en el lado derecho, por culpa de unos diez minutos de pinchazos que tuve ayer por la noche. No le voy a dar importancia, pero fue de las pocas veces en que me asusté. Cómo estaría para abandonar la fiesta antes de lo que me hubiera gustado!
De vez en cuando me da alguno, pero tan fuerte, intenso y largo como ayer, nunca.

Todo lo demás ha sido tranquilo, de festivales colegiales y fiestas de cumpleaños. Diecisiete “onceañeros”, hermanos y padres viendo el partido España-Francia entre patatas fritas y nervios, piscina y regalos. Ojalá sean capaces en el futuro de entender lo afortunados que son.
Ayer recordábamos las mamás nuestros cumpleaños, con dos o tres amiguitas a lo sumo, las más afortunadas con sus primos y una sangría casera en el barreño de la ropa. Y ahora, con piscina, barbacoa, regalazos y un montón de amigos compartiendo su emoción. Afortunados, sí señor. Y nosotros también, por poder ofrecérselo y pasarlo tan bien como ellos.

Gracias a la anfitriona, a las madres del cumple y a toda la clase por pasar otro año más con nosotros.
El miércoles, que es el día real del cumple, volveremos a celebrarlo con la familia, viendo a la peque bailar en la guardería vestida de hawaiana, ya os contaré.

Ahora os dejo, que Berta ha empalmado su cumple con el de otra amiguita y Carlota anda con sus tios y abuelos, y tenemos que empezar a recogerlas.

Felicidades a las Juanas y Juanes en su día. Yo anoche quemé mentalmente mis malos momentos, esta noche lo recrearé en un papel prendido.

Os leo!

Piscinas

Estándar

De nuevo por aquí, más calmada con las pre-adolescentes, deseando que llegue mi viernes libre, y cansada y con mucho sueño.

Como siempre, hoy os pido ayuda, porque tengo un dilema, y de los grandes.

Ha llegado el verano, el calorcito, los vestidos escotados, y….ta-chán….las piscinas!! Me encantan, las disfruto, adoro la sensación al tirarme, pero este año tengo un problemón. Ya os habréis imaginado cual.

No tengo prótesis para el agua ni me las voy a comprar para un mes y poco que me quede, no encuentro bañadores con el relleno suficiente para dar el pego, los que he visto con hueco para poder introducirlas están bien, pero las que tengo se empaparían y ya me estoy imaginando las piscinas a las que vaya llenas de algodón flotando.

Yo me bañaría sin prótesis, ya estoy acostumbrada, y, depende de en qué piscinas, lo haré, pero, por ejemplo, el día que celebremos el cumple de Berta con sus compañeros, cómo lo hago? No me baño? No me quedo en bañador? Me escondo? Noooo, eso no va conmigo. Pero tampoco veo necesario ser el centro inevitable de las miradas, cada una se clava y hunde más la poquita autoestima veraniega que me queda.

Nunca me han importado los kilos de más, me interesaba más pasar un rato de risas y balonazos en la piscina con los enanos, pero este año no voy a poder. No puedo tirarme de cabeza (no me imagino el dolor al entrar al agua), no me puedo arriesgar a recibir un balonazo o una patada, no me puede dar el sol en la zona, no tengo bañador. Soy una abuela piscinera de 38 años. Cada vez que decida bañarme, llamo a Protección Civil y a desalojar el agua. Ay, no, por supuesto que no lo llevo bien.

Así que tenemos tarea. No quiero ni leer un comentario tipo -que mas dá el exterior-, o -eres una valiente y puedes con ésto-. Quiero comentarios constructivos, ideas, trucos y todo lo que se os ocurra. Tenemos de plazo hasta el 23 de junio, no sea que os quejéis por la premura.

Anticipadamente, gracias. Por todo.

Os leo!!