Archivo de la etiqueta: regalos

Aprendiendo a ser paciente

Estándar

Ayer hizo una semana de mi obra de ingeniería. Ocho noches con sus ocho amaneceres. Todo va en la línea correcta, tengo un drenaje menos, el C, mama izquierda, y he estado atormentada toda la noche con un dolor nuevo rarísimo, que ha resultado ser porque se me ha juntado la faja con el sujetador y me han hecho marca. Hay que ser simple! Yo, por no tocarme, pasando una noche de preocupación.

Mi rutina diaria sigue su curso.

A las 06:30 a.m., encendido de luces sin piedad para vaciar drenajes. Ratito de lectura hasta que vuelvo a cabecear, y, a partir de las 08:30, frenesí absoluto: limpieza, duchas, camas, desayunos, curas, visitas médicas, novedades, y por fin, descanso hasta la comida. Es el momento de mi paseíto, el descafeinado de máquina y el ratito en la terraza, respirando aire de verdad, aunque sea abrasador.

Tras la comida, lectura otra vez, aunque a veces me vence el sopor, y, tras la merienda, el mayor número de horas libres sin nada que hacer: paseo, lectura, búsqueda de un puntito de cobertura para poder contestar algún mensajito, más paseos, y el carrito de la cena empieza a sonar por el pasillo.

Y empiezan las mejores horas: la compañía de mi enfermero favorito, contarnos el día, echar de menos juntos a las enanas, paseos, risas y besos de buenas noches.

Gracias a todos por el interés, las llamadas, los mensajes, los regalos y las visitas. Sigo sin cobertura y sin aprender cómo van las señales de humo. En unos días volveré a la civilización y os iré respondiendo.

Aprovechad vuestro fin de semana. Os leo!

Anuncios

Día de la Madre

Estándar

Ya está aquí, ya llegó…es el Día de la Madre!

Desayuno preparado, regalitos escolares de esos que te llenan los ojos de lágrimas, cápsulas de Nesspreso con lazo, y mimos por doquier. Así da gusto levantarse!

Separada hoy de la leona de mi familia por 91 kms, pero recordando todos los motivos por los que la quiero. El resto de la manada se encargará de darle los mimos que se merece.

Nosotros lo celebramos anoche por ahí, porque cada vez odio más los tumultos, y hoy tranquilitos en casa, comida casera de nuestro chef particular, y a la tarde, si la lluvia nos deja, paseito y recogida temprana, que la rutina viene de nuevo y hay que estar preparados.

Mis mejores deseos para todas las mamis, ejemplos de cómo hay que afrontar la vida, sin dolor, sin quejas, multiplicando las horas del día para que nadie se quede sin su cena, su baño, su beso de buenas noches…

Que todos los días del año tengamos un hueco para hablar con ellas, para recordar que estamos aquí porque ellas se dejaron la piel en educarnos, y así conseguir que tengamos el mejor espejo donde mirarnos para intentar educar nosotros a nuestros cachorros.

Mami, gracias. Te quiero mucho.
Enanas, gracias, habéis conseguido hacerme sentir la mejor madre del mundo.